Con experiencia de 22 años en la Feria Nacional de San Marcos, un empresario dedicado al giro de los restaurantes anuncia una inversión de 3 millones de pesos para la edición 2024, a fin de operar durante los 22 días del evento. Este capital se destinará a gastos que incluyen permisos estatales y municipales, infraestructura, salarios, materia prima y estrategias de publicidad.

Uno de los más elevados corresponde a los permisos, pues el costo por el Patronato de la Feria se ha incrementado de 300 mil a un millón de pesos, en comparación con años anteriores. A esto se suman unos 200 mil pesos en permisos municipales que abarcan la licencia de alcoholes, servicios de recolección de basura y seguridad pública.

Además de los costos operativos, el empresario creará más de 130 empleos temporales. La fuerza laboral está compuesta mayoritariamente por hombres, quienes ocupan el 70% de estos puestos, principalmente en áreas distintas a la cocina, donde las mujeres son mayoría.

La contratación de personal no sólo supone oportunidad de ingreso para muchas familias, sino que también implica una inversión en capacitación y preparación para el evento.

En cuanto a infraestructura y mobiliario, cuya utilización se limita principalmente a la duración de la Feria, la inversión asciende a 250 mil pesos. La compra de materia prima y otros insumos necesarios para el servicio, como loza, cristalería y utensilios de cocina, requiere un desembolso de 100 mil pesos, mientras que la publicidad demanda una inversión de 500 mil pesos para atraer a los visitantes.

Se realizan inversiones adicionales por un total de 200 mil pesos para cubrir el pago de servicios como electricidad y agua, uniformes para el personal y otros gastos misceláneos.

Pese a la considerable inversión y los desafíos logísticos, el empresario espera no sólo recuperar el capital invertido sino también obtener una ganancia neta de entre el 10 y el 15%. La Feria Nacional de San Marcos representa una ventana única para la promoción de la cultura local, la generación de empleo y el impulso de la economía de la región.

Para concluir, hizo énfasis en el compromiso por ofrecer un entorno seguro y atractivo para los asistentes, lo cual incluye la gestión de grandes multitudes y el consumo responsable de alcohol.