Ricardo Israel Sánchez Becerra 
Agencia Reforma

CDMX .-Después de 11 años intentándolo, y con cinco rechazos al hilo, el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, consiguió que se aprobara su ingreso al Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

No sólo eso, sino que lo haría en el nivel III al instante, sin tener que pasar por los niveles de Candidato, I y II, como el resto de investigadores del País.

“Se resolvió por unanimidad de los tres integrantes de este órgano colegiado, que el Dr. Alejandro Gertz Manero cumple con los requisitos necesarios para ingresar al Sistema Nacional de Investigadores”, se lee en un dictamen firmado por el presidente de la Comisión Especial Dictaminadora, Ernesto Villanueva Villanueva, con fecha del 19 de abril pasado.

“Y estima, del mismo modo, que le debe ser otorgado el nivel III por su obra y su trascendencia nacional e internacional”.

El documento, dirigido al director adjunto de Investigación Científica y Tecnológica de Conacyt, Ángel Moreno Fuentes, expone que el Fiscal General cumple con los requisitos de ingreso, desde contar con el grado de doctor, “el cual satisface el afectado al tener tres títulos de doctor”, hasta realizar habitual y sistemáticamente investigación científica.

“Elemento que el evaluado satisface como se desprende de las distintas obras académicas que ha presentado para su revisión”, asegura Villanueva Villanueva.

Asimismo, sostiene que cumple con los lineamientos de acreditar docencia y desempeñar su labor en el País.

En 2010, Gertz Manero inició su proceso de ingreso al SNI, obteniendo resoluciones negativas en cinco ocasiones por carecer de méritos, las cuales fueron impugnadas por “insuficiente e indebida fundamentación y motivación”, califica el presidente de la Comisión Especial Dictaminadora.

Una vez que estuvo al frente de la Fiscalía General de la República (FGR), el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) emitió una recomendación a Conacyt por presuntas “actuaciones de trato diferenciado” en agravio del Fiscal a través de las comisiones dictaminadoras.

La propia directora de Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla, manifestó a favor de Gertz Manero que:

“Se ha detectado un ejercicio arbitrario de las funciones de evaluación, así como parcialidad y falta de objetividad por parte de los evaluadores al momento de aplicar los criterios de evaluación previstos en la normativa, lo cual genera incertidumbre entre los solicitantes y puede conducir a la actualización de prácticas discriminatorias”.

Como SNI III, el Fiscal podrá recibir mensualmente alrededor de 38 mil 142.3 pesos, no importando que sea funcionario público, pues la reciente reforma al reglamento del SNI así lo permite.

Por el contrario, la misma reforma excluyó a mil 632 investigadores de instituciones privadas de recibir el apoyo, lo cual fue calificado por miembros del gremio científicos como discriminatorio.