Exitosas han resultado las jornadas de salud reproductiva implementadas por el Instituto de Servicios de Salud del Estado, durante las jornadas de vacunación anti-COVID-19. La intención es acercar a las personas, tanto jóvenes y adultas a tener mayor conciencia y utilizar métodos anticonceptivos para evitar embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual.
José Manuel Araiza Amador, quien forma parte del área de salud reproductiva del ISSEA, detalló que afortunadamente el número de personas que además de acudir a los puntos de vacunación para recibir su dosis contra COVID-19, se han dado el tiempo para conocer más sobre métodos anticonceptivos y ejercer una sexualidad responsable, es cada vez mayor.
Agregó que además ha detectado un interés generalizado de parte de jóvenes y adultos, de ambos sexos y prácticamente de todas las edades por someterse a las pruebas rápidas de VIH. Por jornada de vacunación, al menos los trabajos preventivos contra enfermedades de transmisión sexual, llega entre 250 a 300 personas, quienes en cuestión de minutos pueden conocer los resultados. La prueba rápida contra VIH permite ofrecer un tratamiento oportuno para los pacientes y evitar que mayor número de personas sean contagiadas.
Araiza Amador explicó que basta tomar una gota de sangre del paciente, la cual se coloca en un dispositivo para su análisis, obteniéndose el resultado en menos de diez minutos. Comentó que a pesar del gran número de pruebas realizadas, las mismas han resultado negativas. En caso de que se hubieran presentado casos positivos de VIH, se contacta a la persona para someterla a una segunda prueba confirmatoria y en todo caso de verificar el mismo resultado se le inicia un tratamiento antirretrovial.
Finalmente, detalló que el inicio oportuno del tratamiento mejora significativamente la salud, previniendo el VIH y evitando la presencia de infecciones oportunistas, por lo que además invitó a las personas a dejar de lado el temor de un posible contagio y de ser necesario acudir al ISSEA, para evitar mayores riesgos. Cabe mencionar que las jornadas de salud en los puntos de vacunación anti-COVID, contemplaban además cuidados paliativos y temas de salud reproductiva.
“Como que ya se están terminando los tabúes, afortunadamente hemos observado una cantidad importante de personas, de cualquier edad que vienen y se hacen sus pruebas. Eso significa que está creciendo la cultura de la prevención, cuando hasta hace poco aún enfrentábamos complicaciones para convencer a las personas sobre los beneficios que implica el verificar que todo está bien”, concluyó.