Charlene Domínguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El fraude cibernético por robo de identidad en el sector bancario, Afores y seguros aumentó 48 por ciento anual en 2020, de acuerdo con la firma de tecnología biométrica NA-AT Technologies.
Tras desatarse la pandemia por Covid-19, el año pasado, se presentaron 8 mil 39 fraudes digitales en el sector bancario, casas de bolsa, aseguradoras, fintechs y neobanks, por no tener una estrategia biométrica de validación de identidad.
Los fraudes cibernéticos registrados abarcan transacciones en banca móvil, comercio por internet y operaciones en línea.
Carlos Chavarría, CEO de la empresa, explicó que a principios del año pasado cerca de 80 por ciento de los bancos ya había implementado en sus sucursales la validación de identidad presencial, pero con la pandemia mucha gente dejó de ir a sucursales y se tuvieron que usar los canales no presenciales, lo que contribuyó al aumento en fraudes cibernéticos, explicó.
De acuerdo con NA-AT, cuya cartera de clientes suma 109 instituciones de esos sectores, la cifra de robo de identidad representó 25 por ciento del total de fraudes, los cuales sumaron 32 mil 526.
Esto contrasta con los 5 mil 418 registrados en 2019, que representaron apenas 10 por ciento del total.
La implementación de tecnología multibiométrica para la validación de identidad contribuyó a que los fraudes en los canales tradicionales o presenciales se redujeran 51 por ciento.
NA-AT registró que, en 2020, los fraudes en canales tradicionales como sucursales, terminales punto de venta o cajeros fueron alrededor de 24 mil 400.