Cien toneladas diarias aumentó la generación de basura en el municipio de Aguascalientes y en el resto de las cabeceras municipales que disponen sus residuos sólidos en el relleno sanitario San Nicolás de Arriba, esto desde el arranque de la contingencia sanitaria por el COVID-19, informó Miriam Rodríguez Tiscareño, secretaria de Servicios Públicos capitalina.

En temporadas normales, el promedio diario era de mil 150 toneladas de basura y en este momento se recibe en el tiradero municipal la cifra de mil 250 toneladas, es decir, 100 adicionales procedentes de los 11 Ayuntamientos del estado.

Indicó que mucho de este volumen que en realidad no es tan significativo, corresponde a desechos que las propias familias están limpiando al interior de sus hogares, al deshacerse de muebles viejos, motivo por el cual llamó a la ciudadanía a no dejarlos en los contenedores, hay que hablar a la línea telefónica 072 para programar una cita de recolección directa en los domicilios.

En entrevista con El Heraldo, la titular de la SSP señaló que todos los muebles se llevan al relleno sanitario, y cuando se trata de escombro se lleva a otros espacios especiales exclusivos para materiales de la construcción.

La funcionaria capitalina detalló que de las mil 250 toneladas diarias que capta el relleno sanitario San Nicolás, 800 provienen únicamente del municipio de Aguascalientes, el resto de las 450 se generan en los otros 10 ayuntamientos de la entidad.

Después del municipio de Aguascalientes, Jesús María es el segundo más generador, seguido de Pabellón de Arteaga, apuntó Miriam Rodríguez Tiscareño.

Desde la entrada en vigor del reglamento municipal que prohíbe los plásticos de un solo uso, señaló que se ha observado en el relleno sanitario que las bolsas en donde va la basura se están desintegrando más rápido, ya que muchas de ellas, no todas, son biodegradables y ese es el efecto que se espera.

Cuantitativamente no se tiene medido cuántas toneladas se pudieron haber reducido desde la entrada en vigor del reglamento, ya que se han presentado varios operativos como la contingencia sanitaria que no permiten medir un comportamiento real, pues actualmente no se tiene una curva normal en la producción de basura, concluyó.