Azucena Vásquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El próximo Gobierno tendrá que iniciar su administración con un ‘apretón al cinturón’ en materia de gasto.
Esto porque la Administración de Andrés Manuel López Obrador está previendo que el gasto de 2025 sea 8.8 por ciento menor al de 2024.
De acuerdo con los Precriterios Generales de Política Económica 2025, publicados por la Secretaría de Hacienda, la Administración entrante enfrentará un escenario muy limitado para el desarrollo de sus políticas.
El nuevo Gobierno contará con un gasto total de 8 billones 663 mil millones de pesos, cuando el gasto de 2024 está previsto en 9 billones 500 mil millones.
Hacienda estima que la siguiente Administración federal pueda reducir a 3.0 por ciento del PIB el déficit público que este Gobierno le heredará.
Pero por lo pronto, para 2024, Hacienda elevó su previsión de déficit de 5.4 a 5.9 por ciento, el mayor de los últimos 25 años.
Las cifras planteadas prevén que los ingresos se queden prácticamente iguales en 2025, por lo que la reducción de déficit tendría que buscarse a través de una fuerte reducción del gasto.
Diego Díaz, coordinador de Finanzas públicas del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), dijo que plantear la reducción del déficit es «una buena intención», pero el ajuste del gasto es preocupante.
«En términos nominales un ajuste (al gasto programable) de casi medio billón de pesos en un contexto donde se mantienen las necesidades de la ciudadanía en educación, salud, seguridad, inversión, etcétera, podría tener implicaciones importantes tanto de bienestar como para la competitividad del País, si se reflejará en un menor gasto en estos rubros», dijo.