Iván Sosa
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Pese a que el escenario de crecimiento de casos es similar al de los primeros días de mayo, en Fase 3, la CDMX se mantendrá una semana más en semáforo naranja con alerta al límite.
En solo siete días, la ocupación hospitalaria en la Capital aumentó de 49 a 52 por ciento. Además, fallecieron 582 personas y 40 pacientes ingresan diariamente a los hospitales, de los cuales 10 registran saturación.
«Sí han crecido las hospitalizaciones y estamos igual que la semana pasada, en semáforo naranja con una alerta que le llamamos al límite del semáforo rojo», anunció ayer la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.
Además de la saturación en los hospitales privados, como el Centro Médico ABC y el Español, nosocomios públicos reportaron una condición crítica en camas generales. Tal es el caso del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), el General Ruben Leñero y los hospitales de zona del IMSS 32 y 194.
En tanto, la unidad de emergencia Citibanamex también notificó saturación en terapia intensiva, al igual que la unidad del IMSS en el Autódromo Hermanos Rodríguez, de acuerdo con Datos Abiertos.
Sheinbaum indicó que los nosocomios que habían sido desconvertidos para atender otras enfermedades, nuevamente son reconvertidos.
También, derivado del incremento en las hospitalizaciones, el día adicional de descanso que había sido otorgado al personal médico en los hospitales Covid a cargo de la Ciudad fue cancelado por la Secretaría de Salud local.
Sobre la operación de los establecimientos comerciales, estos seguirán con un horario de cierre a las 19:00 horas y en el caso de los restaurantes a las 22:00 horas, con aforo máximo de 30 por ciento.
En tanto, en el Centro Histórico, para tratar de contener los contagios por las aglomeraciones, fueron colocados 48 filtros sanitarios.
De acuerdo con Malaquías López, miembro de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia por Covid-19 de la UNAM, las medidas anunciadas por el Gobierno no van a servir de mucho y, por el contrario, existe el riesgo de que incrementen los contagios.
Agregó que en este punto de la pandemia lo más importante sería hacer obligatorio el uso del cubrebocas, lo que aún no ha ocurrido.