Benito Jiménez
Agencia Reforma

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) aprendió bien la lección de los maestros de la CNTE.
Ahora, fue el magisterio no disidente el que tomó la red ferroviaria en varios estados del País.
A través de bloqueos, la llamada Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), antagónica del SNTE, ha conseguido, por ejemplo, más de 800 millones de pesos en bonos atrasados en Michoacán, y promesas de regularización de plazas en estados como Oaxaca y Chiapas.
Ayer, una fracción del SNTE “copió” la estrategia y secuestró durante varias horas las vías del ferrocarril en Veracruz, Puebla y Tlaxcala, en demanda de la democratización del sindicato.
La exigencia va dirigida a la Secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde y al Presidente Andrés Manuel López Obrador, quienes de acuerdo con los mentores, ofrecieron dar cumplimiento a las reformas a la Ley del Trabajo, que garantizan el voto libre, secreto y directo, de cara a la elección interna del SNTE.
La movilización fue protagonizada en varios puntos por la agrupación Maestros por México, vinculada a la ex lideresa magisterial Elba Esther Gordillo.
Algunas de las mercancías que resultaron afectadas por no poder ser transportadas a su destino fueron acero, fertilizantes, autopartes, abarrotes, electrodomésticos, y materias primas para empresas del ramo vidriero, del plástico y envasado, provenientes de los puertos de Veracruz y Coatzacoalcos.
Algunas de las localidades donde hubo bloqueos en Veracruz fueron Coatzacoalcos, Fortín, Córdoba, Orizaba y Cardel, donde maestros que se identificaron como parte de la Sección 56 del SNTE colocaron carpas sobre los durmientes de la empresa Ferrosur.
En Puebla hubo bloqueos en Rafael Lara Grajales, y en Tlaxcala, en Huamantla.
Los maestros sindicalizados advirtieron que en entidades como Hidalgo, Estado de México, Nuevo León, Jalisco y Michoacán, también alistan bloqueos a la red ferroviaria de no ser atendidas sus demandas por parte de la Secretaría del Trabajo, a las que suman otorgar plazas a sus compañeros despedidos en el sexenio pasado y mayor presupuesto a la educación.
La red de Ferrosur cuenta con más de mil 500 kilómetros y tiene conexiones a Veracruz, Hidalgo, Puebla, Tlaxcala, Oaxaca y Estado de México, con 170 locomotoras y 3 mil carros de carga.