Staff
Agencia Reforma

CDMX.- Aunque Sergio Pérez tiene todo un reto en su coequipero Max Verstappen, el piloto mexicano cree que, más allá de una rivalidad, lo que pueden aprender uno del otro en el plano deportivo es lo que beneficiará a la escudería Red Bull.
Aunque Verstappen ha puesto la vara muy alta con sus actuaciones -10 victorias y 43 podios- y al superar a sus ex compañeros Daniel Ricciardo, Pierre Gasly y Alexander Albon, “Checo” confía en que juntos logren impulsar a su equipo, que busca arrebatarle a Mercedes el título de monarca de constructores de la Fórmula Uno.
“Con Max (Verstappen) me he relacionado de manera que a él sólo le interesa ser lo más rápido posible y fuera del coche es bastante tranquilo.
“Esa es la primera impresión que he tenido. Estamos trabajando bien juntos, dando una retroalimentación muy similar de lo que queremos y qué dirección queremos tomar. Definitivamente, creo que tengo mucho que aprender de Max y espero que viceversa también”, dijo Pérez a Sky Sports.
En el Gran Premio de Bahréin, primera carrera del calendario 2021 de la F1, Verstappen finalizó segundo tras una lucha intensa con el vigente campeón Lewis Hamilton, mientras que “Checo” remontó desde el último hasta el quinto lugar.

Duras pruebas
“Checo” pretende llegar en gran forma a la segunda carrera de la temporada, el GP de la Emilia Romagna del próximo domingo, y mostró la dura manera en la que se está entrenando.
“Pruebas físicas en el (Red Bull) Athlete Performance Center (en Thalgau, Austria). Les deseo tengan un mejor fin que el mío jaja. Parece menos doloroso de lo que era”, escribió Pérez.