Eduardo Cedillo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En julio, Javier Gutiérrez, de 54 años, recibió oxigenación asistida al complicarse su caso de Covid-19.
No requirió ingresar a un hospital, pero aprendió la lección. Aunque no quería vacunarse, ayer fue a recibir la dosis al Cencis Marina, donde comenzó a aplicarse el refuerzo a adultos mayores de la Alcaldía Tlalpan.
«Me dio el Covid porque, uno de necio, yo no quería vacunarme y era una de las personas que decía ‘no, no existe esa enfermedad’. Sin en cambio, ya lo viví, se siente bien feo, una enfermedad horrible que no se la deseo a nadie», contó.
Emilia Contreras, de 63 años, se contagió al inicio de la pandemia.
«Soy protegida de Dios porque no me dio tan fuerte y desconocía totalmente los síntomas», relató la vecina de los Ejidos de Huipulco.
Ahora, con el refuerzo, dijo sentirse más preparada frente a la pandemia y sin miedo a contagiarse.
Alrededor de las 7:20 horas, habitantes de la demarcación comenzaron a ingresar a la sede, ubicada en Coyoacán, para recibir la tercera dosis de AstraZeneca. En las instalaciones también se recibió a rezagados de todas las edades, como fue el caso de Javier.
Esta semana, el Gobierno capitalino espera aplicar 89 mil refuerzos hasta el domingo.

¡Participa con tu opinión!