Al informar que en lo que va del año se han registrado sesenta y ocho suicidios en el estado de Aguascalientes, reportados por la Fiscalía General, el director de Salud Mental y Adicciones del ISSEA, Francisco Javier Pedroza Cabrera informó que por cada autoinmolación se contabilizan diez intentos y que quienes logran quitarse la vida no solicitan nunca apoyo.
“Desafortunadamente en México, un problema de salud mental se tarda hasta catorce años en recibir atención especializada, tiempo durante el cual los problemas se incrementan y se agravan en las personas que los padecen. De ahí la urgencia de identificar las situaciones cuando se comienzan a gestar para atenderlos de manera oportuna”.
SEÑALES. Aseveró que la muerte por suicidio es prevenible y se trabaja para revertir la tendencia de esta situación, donde la ciudadanía debe aprender a detectar los comportamientos para tomar acción, entre los síntomas y las señales se encuentran el aislamiento, el mencionar que la vida y la familia estaría mejor sin ellos, la depresión y el consumo de sustancias.
FACTORES. Pedroza Cabrera precisó que las zonas más frecuentes en que suceden estos hechos se localizan al oriente citadino y al sur poniente, tanto por intento como por muertes por suicidio.
Agregó que el 60% de los casos de suicidio se relaciona con la violencia, un 60% con el consumo de alcohol, y un porcentaje elevado se encuentran involucrados los dos elementos.
De acuerdo al diagnóstico realizado por la UAA, señaló que se tienen identificados dos factores de riesgo determinantes para el fenómeno suicida que es la violencia en todos los niveles y el consumo de sustancias psicoactivas.
Indicó que se han investigado personas con depresión, ansiedad u otro problema de salud mental, pero siempre se asocia a violencia entre padres e hijos, entre cónyuges, escolar, laboral o comunitaria.
ESTRATEGIA. El director de Salud Mental y Adicciones de la Secretaría de Salud del Estado de Aguascalientes señaló que los casos de suicidio vigentes son similares a la cifra del mismo periodo del 2018, pero se trabaja para revertir la tendencia y por esa razón se ha reunido con titulares de diversas dependencias para diseñar la estrategia de prevención, lo cual es lo más importante.
“Se trabajará en la comunidad, se les ofrecerán habilidades para la vida, autocontrol, habilidades sociales, de convivencia y reducir factores de riesgo como son violencia y consumo de alcohol”.