Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Tras el regaño del Presidente López Obrador por el desabasto de medicinas, el Secretario de Salud (Ssa), Jorge Alcocer, anunció ayer que se modificará la logística para la distribución de medicinas en los estados.
«Desde luego hemos tomado algunos cambios, por razones de tiempo. En la próxima semana o entrega, como ustedes dicen, les presentaré el reforzamiento de la logística que conduce directamente a la distribución de los medicamentos», dijo Alcocer aunque sin dar detalles.
El 10 de noviembre, durante una reunión de evaluación en Colima, López Obrador advirtió a Alcocer y al titular del Insabi, Juan Ferrer, que no quiere escuchar más excusas sobre el desabasto de medicamentos en el País.
«Ya tenemos que terminar de resolver el problema del abasto del abasto de los medicamentos, esto es para Juan Ferrer, esto es para Alcocer: Yo no quiero escuchar de que faltan medicamentos y no quiero excusas de ningún tipo, no podemos dormir tranquilos si no hay medicamentos para atender enfermos», sentenció entonces.
Ayer, en la mañanera, el Secretario presentó datos sobre la «adquisición sectorial de medicamentos e insumos», en las que se reconocen retrasos en la cadena de suministro.
«Se ha presentado retraso en la notificación y la comprobación de la recepción por parte de los estados, impactando en el seguimiento y los procesos administrativos», se lee en una de las gráficas.
El 18 de octubre, la Secretaría de Salud informó que había entregado sólo 29 por ciento de los casi 551 millones de piezas de fármacos e insumos adquiridos hasta entonces en todo el sector.
Ayer, Alcocer detalló que sólo el Insabi ha entregado 53.8 millones en los almacenes estatales y de ellas, 33 millones, el 61 por ciento, han sido «comprobadas» por los estados, en donde se atora el reparto a los hospitales.
«Seguimos revisando este punto de la distribución», agregó el Secretario.
El pasado 12 de octubre, Alcocer admitió retrasos en la entrega de medicamentos a las farmacias hospitalarias y lo atribuyó, en parte, a la lentitud de los estados para notificar la recepción de piezas en los almacenes, en donde suelen perderse o caducar debido a la falta de control de las autoridades locales.
La actual administración modificó el esquema de compra y distribución de medicamentos para combatir la corrupción y generar ahorros, pero al atraso en las compras encargadas a la UNOPS se ha sumado el cambio en distribución ahora encargado a 4 empresas y no a las más de 60 de administraciones pasadas.
Además, el reparto de fármacos ha topado con la falta de almacenes y control en los estados.
Por otra parte, Alcocer reportó que la Cofepris «liberó» 94 mil 822 piezas de cuatro tipos de oncológicos: dacarbazina, vinblastina, vincristina, comprados en Corea, y fluorouracilo adquirido en Cuba.