Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Fidel Kuri Grajales, el controvertido político y quien fuera dueño de los Tiburones Rojos del Veracruz, fue aprehendido ayer en la CDMX y trasladado al penal de Almoloya de Juárez, en el Estado de México.
Se le acusa de la probable participación en el delito de fraude.
De acuerdo con el portal La Silla Rota, Kuri Grajales no habría pagado a TV Azteca un préstamo de 120 millones de pesos para evitar el descenso del Veracruz al término de la temporada 2018-19.
Desde 2013 cuando consumó el ascenso con La Piedad, franquicia que trasladó al puerto jarocho, ha estado en el ojo del huracán.
Tuvo una estrecha relación con el entonces Gobernador de Veracruz, Javier Duarte, quien en la actualidad cumple una condena en prisión.
En el club escualo saltó de polémica en polémica, ya fuera por realizarle una seña obscena a los aficionados de los Tiburones Rojos, por la agresión al titular de la Comisión de Árbitros, Edgardo Codesal, por el año y ocho meses en el que estuvo expulsado del futbol por orden de la FMF, porque provocó las sospechas del SAT, porque su club impuso récord mundial de 41 partidos sin ganar, y por la falta de pago a los futbolistas, quienes en un hecho sin precedentes pararon durante los cuatro minutos iniciales del partido contra Tigres en octubre de 2019, lapso en el que los felinos anotaron dos veces.
En diciembre de 2019, la FMF desafilió a Kuri Grajales.