A pesar de las adversidades que se presentan en materia sanitaria y económica, la industria de la construcción no merece parar y no lo ha hecho, lamentablemente dadas las condiciones de reducción en la obra pública, pero también en la privada, los empresarios del ramo se han visto en la necesidad de suspender a varios de sus colaboradores en espera de mejores tiempos, sin embargo, no se ve para cuándo se pueda avanzar con pie firme.
Esto lo consideró el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Ángel Palacios Salas, quien resaltó que el trabajo a través de Asociaciones Público Privadas, está siendo considerado como una alternativa que permitirá contar con recursos para la realización de la obra pública, “tenemos varios años ya con lineamientos establecidos para este esquema, sin embargo no todos recurren a esto”.
No obstante, las condiciones actuales han orillado a retomar el proyecto y crecer este tipo de inversiones que permiten la combinación de capital tanto del sector público y de los distintos órdenes de Gobierno, y de esta manera, sea posible que los proyectos de infraestructura, estatal y municipales, puedan hacerse realidad.
Desde hace aproximadamente una década se ha planteado la necesidad de ser parte de las APP, lo cual ya es parte de la legislación mexicana y en algunas entidades e inclusive a nivel local, algunos inversionistas trabajan ya bajo este esquema, pero no estaría mal que se generalizara como un mecanismo de conservar e inclusive crecer el trabajo en este sector.
Palacios Salas mencionó que en el país hay empresas grandes tanto nacionales como extranjeras que podrían interesarse en proyectos locales o regionales de importancia, lo que ayudaría principalmente a las micro, pequeñas y medianas a participar como subcontratistas y de esta manera ser parte de la realización de infraestructura, pero además, ser capaces de conservar a sus empleados con actividad remunerada.
Y se habla que las APP serían muy funcionales para los constructores más pequeños, pues al no contar con suficiente capital contable, deciden negociar con empresas que están en condiciones de participar y de esta manera también ser impulso a las micro y pequeñas empresas que pudieran no contar con suficiente capital contable para ser parte de las inversiones.