Víctor Osorio
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Canadá, Estados Unidos y México dieron a conocer en el marco de la COP26 una iniciativa para apoyar a comunidades rurales e indígenas aisladas y remotas en la transición hacia fuentes de energía limpias, renovables y confiables.
La Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA) de América del Norte informó que el esfuerzo trinacional forma parte de una campaña global de la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena, por sus siglas en inglés).
«La Iniciativa Mundial Irena consiste en una plataforma multisectorial que tiene por objeto facilitar la transición hacia energías renovables de comunidades remotas y aisladas cuyo suministro eléctrico a menudo depende de minirredes de distribución alimentadas por diésel o gasóleo», explicó.
Con un respaldo de 500 mil dólares canadienses, adelantó, se realizará estudio de caso regional sobre las mejores prácticas en América del Norte para la transición de comunidades a fuentes de energía limpia de mayor calidad, más asequibles y fiables.
«Las comunidades remotas e indígenas se ven afectadas de forma desproporcionada por problemas relacionados con la energía», señaló el director ejecutivo de la CCA, Richard A. Morgan.
«Esta nueva iniciativa trinacional de la CCA contribuirá a sentar las bases de un esfuerzo global orientado a apoyar el tránsito de las comunidades hacia el uso de energías renovables y, al mismo tiempo, brindará a escala local beneficios entre los que se incluyen la mejora de la calidad del aire y agua, un aumento de la seguridad energética y la provisión de nuevas fuentes de ingresos y oportunidades económicas».