Jorge Ricardo
Agencia Reforma

RÍO COLORADO, Sonora.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador pidió a la iniciativa privada que no despidan a los trabajadores que se queden en casa durante crisis del Covid-19 y aseguró que si los apoyan con sueldos y permisos sería como ir a misa y confesarse 100 años.

“Eso es como ir a la iglesia y confesar y comulgar 100 años, eso es el amor al prójimo, eso es llevar a la práctica el humanismo, no estar pensando nada más en lo material. Ahora se requiere de la solidaridad, y están respondiendo a los empresarios, muchos, muy pocos son los que despiden al trabajador por la avaricia”, dijo.

En su discurso, el Presidente recomendó de nuevo a la población no salir a la calle durante la pandemia y recordó que su Gobierno ha dado permiso a sus trabajadores.

“El Presidente no se puede retirar, porque sí es importante su trabajo, desde luego con la sana distancia”, aclaró.

Aunque insistió en la gravedad del Covid-19, el Presidente aseguró que su Gobierno está preparado para enfrentarlo y luego aseguró que la mejor atención no está en el Sistema de Salud, sino en las familias.

“La familia mexicana es la principal institución social de seguridad social qué hay en el país, es más importante la familia mexicana que el ISSSTE que el Insabi, que el Gobierno, por eso resistimos”, expresó.

Como medidas de prevención, al lugar donde se realizó el evento, el patio de la nueva primaria, solo pudieron pasar los reporteros después de tomar gel antibacterial y de responder si tenían algún síntoma de coronavirus.

Sin embargo, el Presidente no se puso gel antibacterial en el módulo medico.

López Obrador sostuvo que su Gobierno está preparado para resistir la crisis por el coronavirus ya que tiene presupuesto adicional conseguido por la cancelación de los lujos y del combate a la corrupción.

Incluso comparó el gasto de la Presidencia en el último año de Peña Nieto con el primero de él, aunque reconoció que a pesar de eso no hay mucho avance.

“No quiere decir que era mejor la conducción del Gobierno en 2018 que ahora, cuando menos estamos parejos, nada más que le cuesta menos al pueblo la Presidencia de la República”, dijo.

López Obrador indicó que en su Gobierno se gastan 500 mil millones de pesos en apoyos en programas sociales, y anunció la ampliación de “Jóvenes construyendo el futuro”, programa para becarios.

Dijo que la mitad de ellos se quedan a trabajar en sus centros de capacitación, un 20 por ciento obtienen créditos del Gobierno y un 30 van a una bolsa de empleo.

Aunque en enero pasado, la Secretaría de Bienestar reconoció que del total de jóvenes que participan en el programa, casi un millón, sólo el 2.2 por ciento habían sido son contratados.

Con la Gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, y el titular de la Secretaría d Desarrollo Urbano, Román Mayer, López Obrador iba a inaugurar la escuela primaria, aunque recalcó que no estaba terminada.

“Faltan los acabados y en alguno casos la chuleada, por eso no hablamos de inauguración, sino de supervisión”, afirmó.