La Fiscalía General del Estado inició en su Laboratorio de Genética Forense, estudios científicos para coadyuvar con su homóloga de Jalisco en el proceso de identificación de veinte muestras biológicas, a través de estudios de ADN.

Éstas fueron enviadas a la entidad en el marco de los acuerdos de colaboración entre ambas fiscalías estatales, y en consideración a los altos estándares del laboratorio certificado a nivel mundial, junto con el equipo y personal con que cuenta dicha área forense.

Al respecto, el fiscal Jesús Figueroa Ortega refrendó la disposición de la institución de coadyuvar con la Fiscalía jalisciense y en función de ello personal de esa entidad se trasladó a Aguascalientes en un helicóptero Black Hawk de la Policía Estatal de Jalisco.

En el mismo, personal del Instituto de Ciencias Forenses de Jalisco custodió las muestras biológicas que finalmente fueron entregadas en la Sala de Juntas de Investigación Pericial a los expertos de genética local.

Presente en la entrega-recepción del material que arribó debidamente embalado y custodiado, el director de Investigación Pericial, Jorge Sosa Medina, explicó que las veinte muestras biológicas fueron recabadas por personal de la División Científica de la Policía Federal.

Todas, pertenecen a personas fallecidas sin identificar que en su momento se encontraron a resguardo del ICFJ, por lo que los peritos del laboratorio de genética forense de la Fiscalía local procederán a obtener información individual.

Es decir, se establece el perfil genético que resulte y los datos obtenidos serán ingresados a la base de datos de la dirección de Investigación Pericial; de igual manera los resultados serán remitidos a la brevedad posible a la Fiscalía de Jalisco.

“El trabajo conjunto tiene la finalidad de poder determinar la identidad de las personas mediante el cotejo de información en la base de datos con que cuentan las corporaciones de seguridad y procuración de justicia, respecto de personas desaparecidas”.