Eduardo Alfredo Pérez Ruiz 
Agencia Reforma

CDMX.- La representación de la Pasión en Iztapalapa se realizará, por segundo año consecutivo, de manera inusual. Además, los actores deberán realizarse pruebas para detectar Covid-19.

Autoridades suspendieron la procesión y la representación de la Pasión en el Cerro de la Estrella, para así evitar la concentración de más de 2 millones de personas.

Esa situación provocó que los organizadores realicen la edición 2021 a puerta cerrada en el Santuario de la Cuevita.

Cerca de 40 actores participarán en la representación, que será la número 178. Los participantes han hecho reuniones mediante plataformas digitales para ensayar las escenas.

Dos días antes de la obra, los actores deberán aplicarse pruebas para detectar si tienen Covid-19.

Tito Domínguez, vocero del Comité Organizador, afirmó que sólo contemplan dos ensayos presenciales.

“(Si alguien diera positivo a Covid) primero que nada tiene que salvaguardar su integridad, guardar su cuarentena y ese papel quedaría brincado”, dijo.

El papel de Jesucristo lo interpretará Brandon Neri Luna, de 20 años y estudiante de ingeniería. El papel de María lo hará Erika Pérez Silva, de 25 años, ingeniera de profesión.