Cortesía Europa Press
Agencia Reforma

MADRID, España.-La ministra de Salud de Ecuador, Ximena Garzón, ha confirmado que las autoridades sanitarias aplicarán una tercera dosis de la vacuna contra la COVID-19 a personas inmunodeficientes, mientras que se realizarán pruebas para determinar si el resto de la población inoculada requiere de una dosis de refuerzo.

“A nivel internacional ya está demostrado que las personas que tienen algún tipo de inmunodeficiencia van a tener que recibir una tercera dosis y nosotros lo haremos también en el país”, ha justificado Garzón.

La tercera dosis se aplicará tres meses después de la segunda, siempre y cuando el beneficiario cumpla ciertos requisitos que determinen que padecen trastornos inmunitarios, según la información recogida por el diario ‘El Telégrafo’.

En referencia a los estudios para determinar la necesidad de una dosis de refuerzo para el resto de la población, las autoridades sanitarias tomarán muestras de manera aleatoria a la población ya inmunizada en Ecuador.

Según datos oficiales, más de 4,8 millones de personas tienen la pauta completa en Ecuador, mientras que casi diez millones han recibido la primera dosis. El país latinoamericano ha contabilizado más de 494.000 contagios de COVID-19, incluidos más de 31.800 fallecidos a causa de la enfermedad.