Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En el primer semestre, el Gobierno federal ha logrado mantener al gasto casi en el mismo nivel que el año pasado, sin embargo, esto lo ha hecho a costa de recortes en salud, defensa nacional y educación, entre otros.
Al cierre de junio, el gasto del Sector Público registró un avance real de sólo 0.5 por ciento, con un monto de 2 billones 534 mil millones de pesos, de acuerdo con el Informe Trimestral de la Secretaría de Hacienda presentado ayer.
Sin embargo, el documento señala un menor gasto en algunos conceptos clave para el desarrollo social.
Entre las mayores reducciones destaca el gasto orientado a salud, el cual tuvo una caída del 19.3 por ciento, esto es 16 mil 46 millones de pesos menos que lo inicialmente programado para el periodo.
Según el informe, lo anterior se debe a menos erogaciones para la atención a la salud y al programa de vacunación, así como para actividades administrativas y el fortalecimiento de los servicios estatales de salud.
Otro rubro con importantes adecuaciones respecto al presupuesto es el de educación, pues el gasto fue menor a lo programado en 24 mil 926 millones de pesos, equivalente a una diferencia de 13.6 por ciento, debido a menores recursos para los programas de becas.
Destaca también el menor gasto en defensa nacional, que fue 18.2 por ciento menos a lo programado, equivalente a 9 mil 850 millones menos, pues no se ejercieron recursos para las provisiones de modernización y rehabilitación de la infraestructura aeroportuaria y de conectividad, además de menores recursos para la defensa de la integridad, independencia y soberanía nacional.
Entre otras reducciones está un menor gasto para los programas de Pensión para Adultos Mayores y para Personas con Discapacidad, uno de los grandes proyectos de la actual Administración. Este rubro representó 32 mil 752 millones de pesos menos que el gasto previsto en el presupuesto.
En contraste, el gasto en energía y turismo sobrepasó lo presupuestado.
Para energía, el gasto casi se duplicó respecto a su presupuesto, pues se erogaron 45 mil 953 millones de pesos más, esto una variación de 99.5 por ciento, que según Hacienda se debió al apoyo a Pemex y la investigación y desarrollo en materia petrolera.
Para la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el incremento en el gasto fue de 44 mil 332 millones de pesos, equivalente a 21 por ciento, debido a mayores erogaciones en combustibles para las plantas productoras.
En cuanto a turismo –que incluye la construcción del Tren Maya– el gasto se elevó en 20 mil 901 millones de pesos, 66.8 por ciento más que el programa.
De acuerdo con el informe, este último incremento se debe a aumentos en los proyectos de transporte masivo de pasajeros, estudios de preinversión y mantenimiento a infraestructura.