Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO .-Después de que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) anunció el martes que no promoverá ninguna acción de inconstitucionalidad contra la reforma para transferir el control de la Guardia Nacional a la Sedena, el Presidente Andrés Manuel López Obrador aplaudió la decisión.
«Me da mucho gusto que la Comisión de Derechos Humanos de México tenga una postura distinta a la de la ONU y de estos organismos conservadores que han guardado silencio ante la corrupción que ha imperado en México y en otros países y ante la violación de los derechos humanos», expresó.
La CNDH señaló que el crimen organizado opera en México con capacidad logística y económica, y disponibilidad de armamento de alto calibre, lo que constituye una amenaza latente que requiere del uso de la GN bajo control del Ejército.