José de Jesús López de Lara

Un aparatoso accidente tipo volcadura fue el que se registró el lunes por la madrugada en la avenida Aguascalientes Sur, frente a la empresa Sensata, el cual fue provocado por un automovilista que conducía bajo los influjos de las bebidas alcohólicas.
Aunque el conductor salió ileso del accidente, no se escapó de que fuera detenido y trasladado a la Dirección de Justicia Municipal, en el Complejo de la SSPM, donde quedó a disposición del Juez Cívico.
Fue el pasado lunes a las 01:50 horas, cuando en el C-4 Municipal se recibió un reporte, donde se informaba que en la avenida Aguascalientes Sur, a la altura del puente vehicular que se ubica en el cruce con la avenida Mariano Hidalgo, a la altura del fraccionamiento Morelos I, se había registrado un accidente automovilístico tipo volcadura y que al parecer había personas lesionadas.
Hasta el lugar de los hechos se trasladaron unidades de la Policía Vial, Bomberos Municipales de Aguascalientes y una ambulancia de Cruz Roja.
Al hacer su arribo, encontraron un automóvil Nissan Platina, color blanco y placas de circulación NAW-8104 del Estado de México, el cual estaba completamente destrozado.
El conductor de la unidad automotriz que fue identificado como Ricardo, de 35 años, no presentaba lesiones de consideración, por lo que no fue necesario su traslado a algún hospital. Sin embargo, al confirmarse que estaba ebrio, fue detenido por los policías viales.
Se estableció que esta persona se desplazaba en su coche Nissan Platina por la avenida Aguascalientes Sur en dirección de poniente a oriente, haciéndolo a exceso de velocidad, lo que provocó que al llegar al puente vehicular que se ubica en el cruce con la avenida Mariano Hidalgo, frente al fraccionamiento Morelos I, el ebrio Ricardo perdió el control y se proyectó hacia su lado izquierdo.
Debido a ello se subió al camellón central, pero justo en ese punto inicia la guarnición de concreto que divide los carriles de circulación, lo que provocó que el coche la tomara como “rampa” y por la velocidad que llevaba literalmente saliera “volando”.
De esta forma, la unidad automotriz brincó el camellón lateral y comenzó a dar varias volteretas, hasta terminar sobre sus cuatro llantas en los carriles de circulación contrarios.

¡Participa con tu opinión!