Como un mazazo a la memoria es el que reciben los empresarios, al dejar que pasen los años sin involucrarse como proveedores de las armadoras automotrices. Los problemas que se registran actualmente con los distribuidores internacionales, para suministrar materiales, vuelven a poner sobre la mesa este asunto, que si se hubiera aprovechado hoy la entidad tendría un lugar importante en ese ramo.

La falta de los materiales ha provocado la suspensión de actividades en las plantas locales, lo que bien pudo haberse solucionado si hace tiempo se tuvieran firmas que se encargaran de esa labor.

El uno de diciembre de 1992, cuando se inauguró la primera planta de Nissan en Aguascalientes (A1), el entonces gobernador Rodolfo Landeros Gallegos exhortó a los hombres de negocios locales a que se insertaran en el ramo de la proveeduría, al destacar la importancia de que fueran de los directamente beneficiados. Pasó el tiempo y muy pocos lo hicieron, conformándose con ser testigos del arribo de este tipo de empresas procedentes de varias partes del mundo.

Hoy nuevamente se plantea esa convocatoria, al citar el secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria Automotriz, Rogelio Padilla de León, que es el momento de aprovechar el espacio que se presenta y crear aquí el abastecimiento que demanda el ensamblado de automóviles. Por el momento la industria nacional y local no puede proporcionar esas necesidades, pero pueden comenzar su encajamiento para que a futuro la industria automovilística tenga aquí la entrega de lo que requieren.

“Es una oportunidad en un tiempo difícil. El tema es que se tienen que hacer pruebas y ser aprobadas, lo que podría ser tardado, pero se tiene que comenzar”, apuntó, lo que cabe agregar que si se han tardado 29 años en reaccionar nunca es tarde.

El dirigente consideró que la fabricación de componentes electrónicos es un proceso que no se realiza fácilmente, al tener su complejidad ya que su fabricación es especializada, no obstante Aguascalientes ha demostrado capacidad de adaptación e inventiva, talentos que pueden ser decisivos para llevar a cabo esa labor, para ello se requiere de inversionistas, que se propongan ser parte importante en la cadena de suministros.

La pandemia descubrió lo que no tenían previsto las empresas fabricantes de unidades motorizadas, como es la dependencia que hay con las compañías proveedoras, quienes al dejar de producir obligan a las armadoras a suspender actividades en detrimento de la producción. Ante ello está la posibilidad de que manufactureras locales lleven a cabo esa tarea, lo que además sería la facilidad de que aquí mismo se confeccionen las provisiones.

Se puede buscar en el corto plazo llevar a cabo acciones que vayan encaminadas a insertarse en un ramo que pueda trabajar para esta entidad y otras partes de la República. Se tiene posibilidades de crear la infraestructura necesaria, para lo cual se requiere de dos elementos básicos que en el arranque: existan inversionistas y que el gobierno otorgue facilidades. Se sabe que en el caso de los japonenses son muy exigentes en materia de calidad, por lo que fabricar los componentes obligaría a estar en ese nivel de precisión, lo que no es difícil si se tiene en cuenta que los trabajadores tienen una capacidad probada que les ha permitido estar a la par de las exigencias mundiales de Nissan. Sólo queda esperar la respuesta de los hombres y mujeres de negocios que quieran insertarse en un campo que puede dejar hondas satisfacciones en materia de capital y empleo.

ES EL MOMENTO

De siempre los clientes de los bancos han estado sujetos a lo que disponen estas instituciones, que pueden modificar la estructura de los contratos sin la intervención del usuario, al que únicamente se les informa que sus obligaciones han cambiado, por lo que aún cuando no sea de su agrado debe aceptar para seguir “gozando” de los beneficios que presuntamente generan las tarjetas de crédito, de débito y los créditos.

Lo anterior puede cambiar en el corto plazo, de acuerdo al señalamiento que hizo el presidente estatal de la Coparmex, Juan Manuel Ávila, al citar que la población puede elegir a la institución con menos reclamaciones y sanciones por parte de la Condusef, que de entrada iría relegando a aquellas con servicios más caros y deficientes. Dijo que de la misma manera que la banca califica a los usuarios hoy ellos pueden hacerlo con la banca, lo que obligará a que modifiquen sus estrategias y por ende mejoren la atención.

La población debe estar informada para que pueda escoger la opción más satisfactoria, sea para un crédito, abrir una cuenta de ahorro, de inversiones, etc., y hasta para cambiar de corporación, lo que le devuelve un derecho que con el tiempo casi se diluyó pero que debe estar presente cuando se opta por hacer alguna operación.

El líder local de la Confederación Patronal de la República Mexicana destacó que en el portal de la Condusef (Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros) se puede consultar el Buró de Entidades Financieras (BEF) y el Índice de Desempeño de Atención a Usuarios (IDATU).

De esta manera pueden conocerse y comparar los productos que ofrecen las entidades financieras, sus comisiones y tasa, las reclamaciones que reciben, las prácticas insanas en que algunas pueden incurrir, las sanciones administrativas que han recibido, las cláusulas abusivas de los contratos y otra información que sea importante sobre su desempeño.

En el Buró de Entidades Financieras se publica en desglose las reclamaciones por institución y el monto de las multas que se han aplicado, como respuesta a las quejas de los usuarios, información valiosa ya que se sabe quién es quién en bancos, seguros, sociedades financieras, de objeto múltiple, cajas de ahorro, afores, etc., con lo que se evita que se comentan errores cuando se trata de hacer una transacción.

En ocasiones no hace falta consultar alguno de esos portales, basta con observar el desempeño de las sucursales bancarias para determinar las deficiencias, es el caso de la que se encuentra en pleno corazón de la ciudad (5 de Mayo y Moctezuma, frente a la plaza de armas), que además de la tortuosidad para ingresar para hacer un trámite con el pretexto de la emergencia sanitaria, trabaja sólo con tres cajas de las ocho que deberían estar en servicio y en una de ellas tienen preferencia los clientes vip, de manera que lo que podría hacerse en dos o tres minutos tarda hasta veinte, además que las bajas de tarjetas de crédito y débito tienen que hacerse vía telefónica en las oficinas centrales, en donde la demora en contestar es hasta de media hora. Burocratizan algo tan sencillo como es eliminar una tarjeta, lo que puede hacerse con unos cuantos teclazos para comprobar si existe algún adeudo y una vez cubierto se le de baja, pero se obliga al usuario a que dedique un tiempo a hablar a la capital del país.

INSEGURIDAD LABORAL

Un tema que no tiene la más mínima importancia para patrones y líderes sindicales es el de la seguridad en trabajos de riesgo, por lo que periódicamente suceden accidentes que en ocasiones resultan fatales y es cuando se replantean algunas acciones, pero con en los siguientes días pasan a segundo término. En una empresa en construcción se presentaron dos hechos que le costaron la vida a igual número de obreros, en donde ninguno portaba el equipo de seguridad. En el segundo accidente, que ocurrió hace unos días, el fallecido tenía 18 años y laboraba sin ninguno tiempo de protección pese a que lo hacía a más de 9 metros de altura, desde donde cayó, pero más grave aún es que en ese mismo lugar sucedió otro hecho similar que también tuvo un final infortunado. Se desconoce si aún existen la Dirección General del Trabajo del gobierno estatal y la delegación de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, pero alguna de ellas debió intervenir desde el primer accidente y al no hacerlo provocó que hubiera otro con un saldo similar. Ojalá que no sólo en ese lugar sino en todo el estado supervisen las medidas de garantía para el desempeño en cualquier centro de trabajo.