Como si fueran conejos en cautiverio, los baches se siguen reproduciendo en las distintas colonias y fraccionamientos de la capital del estado. La mala calidad de los materiales con los que se construyen calles y avenidas es el origen del problema, así como el tránsito de unidades pesadas dentro de la mancha urbana. Para seguir sumando estampas a esta nutrida colección de zanjas en el pavimento, destaca la que la cámara de El Heraldo captó ayer en la avenida Ojocaliente, en las inmediaciones del Infonavit Fidel Velázquez.