José de Jesús López de Lara

Unos desconocidos, al parecer adolescentes, se “divertían” arrojando piedras a los automovilistas y motociclistas que se desplazaban por la carretera estatal No. 66, a la altura del poblado de San Ignacio.
Sin embargo, uno de los proyectiles hizo impacto en la cabeza de un joven que viajaba en una motocicleta, por lo que perdió el equilibrio y sufrió una aparatosa caída, resultando gravemente herido al igual que otro joven que le acompañaba.
El lesionado fue identificado como Óscar Fabián, de 18 años, quien resultó con un traumatismo craneoencefálico severo y en condición crítica fue trasladado al HGZ No. 3 del IMSS a recibir atención médica.
Fue el lunes a las 00:17 horas, cuando se recibió un reporte en el número de emergencias 911, donde se informaba que en el kilómetro 0+100 de la carretera estatal No. 66, entre la avenida Francisco I. Madero y la calle Vicente Guerrero, en el poblado de San Ignacio, dos jóvenes habían sufrido una aparatosa caída de la moto en que viajaban.
Hasta el lugar de los hechos se trasladaron policías preventivos de Aguascalientes del Destacamento “Pocitos” en la patrulla AG484b2, además de policías estatales y la ambulancia ECO-343 del ISSEA.
Al hacer su arribo encontraron tirado sobre la cinta asfáltica, inconsciente y sobre un charco de sangre, a un joven que fue identificado como Óscar Fabián, que presentaba un fuerte golpe en la cabeza, por lo que ante la gravedad de la lesión, fue trasladado de inmediato a recibir atención médica.
En el mismo lugar de los hechos fue atendido su acompañante, otro joven de 17 años, quien sólo presentó contusiones en diferentes partes del cuerpo.
Se estableció que al momento de los hechos, ambos jóvenes viajaban a bordo de una motocicleta Italika, color rojo con negro y placa de circulación de Aguascalientes. Al desplazarse por la carretera estatal No. 66 y llegar a la altura del kilómetro 0+800, unos niños y adolescentes de entre 13 y 17 años, se dedicaban a arrojar piedras al paso de los vehículos.
Sin embargo, uno de los proyectiles que arrojaron hizo impacto en la cabeza de Óscar Fabián, por lo que perdió el equilibrio de la motocicleta que conducía y cayó al suelo.
Cabe destacar que al percatarse los agresores de lo que había ocurrido, se dieron a la fuga corriendo hacia el poblado de San Ignacio, de donde se presume tienen sus domicilios.