Los “apagones” que se han registrado con el Gobierno Federal de MORENA son una señal de la crisis que atraviesa la Comisión Federal de Electricidad (CFE) a causa del mal manejo de la empresa, aseveró Fernando Herrera, vocero nacional del PAN.
Con la interrupción en el suministro de energía eléctrica que se registró el pasado lunes en diversas regiones del norte de país, dijo, suman cuatro grandes “apagones” en menos de 2 años.
En total, comentó, se ha afectado de manera directa a más de 15 millones de usuarios y a otros 10 millones por las interrupciones en los servicios de telecomunicaciones.
Herrera Ávila señaló que la falta de mantenimiento en la red de transmisión y el endeudamiento que arrastra la empresa, son parte del origen de los “apagones”, aunque el actual titular de la CFE pretenda culpar a las administraciones del pasado.
Lo más grave, añadió, es que con la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica que impulsa López Obrador y que pretende hacer del sector un monopolio encabezado por la CFE, “los apagones van a ser el pan de cada día en lo que resta del sexenio”.
“Lejos de la reforma que contempla el titular del Ejecutivo, México debe ampliar la inversión privada en el sector y afianzar la reforma energética que se aprobó en 2013, que considera también la transición hacia las energías limpias”.
México se parece cada vez más a Venezuela, consideró, debido a la falta de mantenimiento y por la corrupción en la empresa gubernamental encargada del sector eléctrico se han enfrentado los peores “apagones” en su historia.
El aguascalentense recordó que la CFE acumula un déficit de 120 mil millones de pesos por concepto de deuda. Sin embargo, “su titular se da el lujo de perdonar la deuda de 30 años que Tabasco tiene con la empresa y que precisamente inició con los actos de resistencia de López Obrador”.
“El Gobierno de MORENA que pretende bloquear las energías limpias y las inversiones privadas con la reforma que impulsan a la Ley de la Industria Eléctrica, es un incremento en las tarifas de luz de los hogares de todo el país. López Obrador busca obtener más ingresos de los contribuyentes a través de la CFE. En realidad no le interesa que la empresa ya no sea productiva y se encuentre en declive, como también lo está Pemex”.