Nallely Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Los recientes cortes eléctricos por la insuficiente oferta de electricidad no sólo ha afectado económicamente a industrias ya instaladas en el País, también pone en riesgo a potenciales inversiones derivadas de la relocalización, opinaron especialistas.
En entrevista, Edgar Gómez, socio líder de la práctica de energía en Latam Finance, señaló que el abasto eléctrico, de agua y certeza jurídica son los temas que mayor preocupación genera a las empresas que analizan su llegada a México.
«Son tres las grandes preocupaciones, es el tema de energía eléctrica, gas y agua, es lo que están buscando las empresas.
«Entonces, si no se tiene seguridad de que esta energía va a llegar, yo creo que estos apagones ponen una luz amarilla en el sistema eléctrico mexicano y las empresas pueden dar un paso atrás a esperar a ver qué decisiones toma el Gobierno», señaló el especialista.
Ante ello, el consultor en temas energéticos consideró urgente que el actual Gobierno envíe un mensaje contundente sobre las medidas que se aplicarán a partir de la crisis de apagones eléctricos que, pudieran incluso ser más complejos hacia el incremento de temperaturas, pues el verano apenas comenzará.
«Elegimos un Gobierno de 5 años y 11 meses, en este caso, entonces, no puede el Gobierno irse a dormir antes de tiempo», cuestionó Gómez.
Gricha Raether, profesor de EGADE Business School y miembro del Consejo de la Sociedad Americana de México, consideró que la inversión en infraestructura eléctrica no ha sido canalizada para aprovechar el potencial solar y eólico del País, mientras que el recurso se asignó a plantas de ciclo combinado que no aportan el abasto requerido.
Así, ante un suministro eléctrico deficiente y falta de fuentes renovables, México difícilmente podrá atraer industrias de mayor complejidad por efecto del nearshoring.
«En cuanto a la industria se refiere, no tenemos la capacidad, hay un déficit serio tanto de capacidad de proveeduría de energía eléctrica, como de calidad.
«En industrias sobre todo como semiconductores, que requieren de una energía constante, limpia y perfecta, en donde cualquier falla en el suministro eléctrico hace que toda esa inversión que son cientos de miles de dólares en un solo cilindro de silicio se pierda completamente», ejemplificó Raether.
Ambos coincidieron en que si bien, al momento la industria echa mano de plantas de contingencia para seguir operando ante los apagones algunas industrias de alto consumo, como la automotriz, no puede depender de plantas de emergencia.