Iris Mabel Velazquez Oronzor
Agencia Reforma

Guerrero, México.-El Gobierno de México anunció la implementación de “medidas coercitivas severas” a fin de proteger a la vaquita marina que está en peligro de extinción ante la captura ilegal de la totoaba en el Alto Golfo de California.

Con el fin de proteger a la especie, informó la Semarnat, inició el establecimiento de esquemas para determinar el cierre total o parcial a la pesca por actividades ilegales que ayudarán a la vigilancia y supervisión en su hábitat.

“Con base en los tres polígonos que establecen las modalidades de protección para la vaquita marina (área de prohibición de todas las redes de enmalle incluyendo ‘agalleras’, área de refugio para la protección de la vaquita marina (ZRV), y zona de tolerancia cero), se realizarán las acciones de inspección y vigilancia con recursos humanos y materiales con impacto diferenciado”, explicó.

Recordó que el 9 de julio se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Acuerdo que establece los indicadores, factores detonantes y acciones predeterminadas y atiende una situación específica (detección del aumento de actividades de pesca ilegal o de eventos masivos) del Acuerdo marco, establecido el 24 de septiembre de 2020.

En éste se regulan artes, sistemas, métodos, técnicas y horarios para la realización de actividades de pesca con embarcaciones menores y mayores en Zonas Marinas Mexicanas en el Norte del Golfo de California y se establecen sitios de desembarque, así como el uso de sistemas de monitoreo para tales embarcaciones.

“Se trata de tomar medidas coercitivas severas en contra de los infractores de la ley y desincentivar las actividades de pesca ilegal”, apuntó la Semarnat.

La dependencia aseveró que la intención es operar este Acuerdo con la mayor certeza jurídica tanto para los pescadores, como para las autoridades.

En coordinación con las secretarías de Medio Ambiente, Agricultura y Marina, el Acuerdo destaca las acciones que las autoridades competentes realizarán para el monitoreo de indicadores y sus factores detonantes.

Entre éstas se encuentra un patrullaje de vigilancia marítima las 24 horas durante todo el año, auxiliándose de radares de superficie.

Además de rondines de vigilancia aérea y por medios satelitales, auxiliándose de vehículos aéreos no tripulados; patrullas de vigilancia terrestre y establecimiento de puestos de control; y acciones de recuperación de redes de enmalle ilegales, perdidas o abandonadas en la zona.

“Para llevar a cabo las medidas adicionales de mayor impacto en la inspección y vigilancia por parte de las autoridades, a consecuencia de la detección del aumento de actividades de pesca ilegal o de eventos masivos, se han establecido rangos de niveles críticos de acuerdo al número de embarcaciones no autorizadas y de redes no autorizadas recuperadas por día en el Área de Tolerancia Cero (Zo)”, explicó.

“Es importante señalar que con estas acciones no se mina ni se disminuye la protección en la Zo, establecida en el Acuerdo marco. Por el contrario, se fortalece al posibilitar nuevas medidas de protección, más eficientes”.

De esta forma, añadió, se prevé el incremento gradual del personal y equipo para el monitoreo, vigilancia continua y disuasión, que va del 60 por ciento si se detecta la presencia de 20 embarcaciones, hasta el cierre de áreas por 30 días.

Así como la prohibición de cualquier tipo de pesca en un perímetro de tres millas náuticas alrededor del Área de Refugio para la Protección de la Vaquita Marina (ZRV) si se detecta la presencia de más de 65 embarcaciones por día.

“Es importante destacar que los actos de autoridad (prohibición de pesca y cierre de áreas) se presentan de forma incremental y disuasiva, en atención a la situación que se presenta en la región. Asimismo, las medidas establecidas en el Acuerdo complementan y refuerzan el marco normativo para garantizar la protección de las especies amenazadas del Alto Golfo de California”, apuntó.