El Gobernador Martín Orozco Sandoval instruyó la ampliación de la capacidad hospitalaria estatal para pacientes COVID, con la finalidad de ofrecer mayor tranquilidad en la atención a las familias, además de adelantar el regreso a clases presenciales de forma gradual a partir de primero de febrero.

El mandatario señaló que en ningún momento se ha rebasado la capacidad del Hospital Miguel Hidalgo para atender a la población, sin embargo como una medida preventiva se ha tomado la decisión de ampliar 30 camas, para poder atender especialmente a pacientes COVID.

El titular del ejecutivo expresó que de acuerdo a los datos del sector salud, los contagios en el estado han mostrado una tendencia a la baja, por lo que con todas las medidas de reducción de la movilidad se presentan mejores condiciones para poder promover el regreso a la educación presencial.

En este sentido destacó que para las niñas, niños y adolescentes es indispensable la asistencia a las aulas para un mejor aprovechamiento académico además de que su salud emocional se mejora sustancialmente con la convivencia y el apoyo de sus compañeros y profesores, por lo que es importante recuperar la normalidad en el entorno de los menores  en beneficio de las familias.

Por tal motivo, señaló Orozco Sandoval, se debe regresar a las aulas lo antes posible y asumiendo que aquellos planteles que ya cuenten con las condiciones necesarias para evitar riesgos, deberán ir migrando de forma gradual al modelo presencial, a partir del 1 de febrero; así como se deben ir preparando las condiciones para que esto ocurra paulatinamente en todos los centros educativos.

En ese sentido, el gobernador señaló que se coordinará con el magisterio un análisis urgente de planteles y sus posibilidades de regreso gradual al modelo educativo presencial, para que de modo paulatino, ordenado y con todas las medidas de seguridad, el regreso a las aulas no se siga aplazando más.

¡Participa con tu opinión!