Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La ex candidata presidencial de la coalición Fuerza y Corazón por México, Xóchitl Gálvez, asumió de facto el liderazgo de la «resistencia» y anunció ayer que impugnará los comicios que de manera arrolladora ganó la morenista Claudia Sheinbaum.
El lunes, en horas de la madrugada, la hidalguense reconoció la victoria de la ex Jefa de Gobierno.
«Esto no termina aquí. Sí presentaremos las impugnaciones que prueban esto que les digo y que todos sabemos. Y lo haremos porque no podemos permitir que tengamos otra elección igual a esta. Hoy más que nunca debemos defender nuestra democracia y nuestra República. Los contrapesos y la división de poderes siguen en riesgo», alertó.
En el PAN se informó que el área jurídica acompañará los recursos de impugnación y tendrán que ver con «la reiterada e ilegal intervención del Ejecutivo en el proceso electoral. Y por el mismo motivo, se impugnará la elección de Jefe de Gobierno de la CDMX».
«Se trata de las impugnaciones que los propios partidos presentaron a lo largo del proceso», abundó la senadora Kenia López, jefa de la oficina de campaña.
Con un mensaje en su cuenta de X, Gálvez indicó que todos sabían «que nos enfrentábamos a una competencia desigual contra todo el aparato del Estado dedicado a favorecer a su candidata».
«Todos nos dimos cuenta de cómo el crimen organizado se hizo presente amenazando e incluso asesinando a decenas de aspirantes y candidatos», agregó.
Con su mensaje, Gálvez dejó en manos de los ciudadanos que la respaldaron las acciones que eventualmente podría tomar.
«Fui una candidata elegida por los ciudadanos y mujeres y hombres de bien. A donde ustedes ciudadanos libres decidan ir, iremos. Sé que hay mucho desconcierto y muchas dudas, he leído cada uno de sus comentarios. Reconocí ayer (domingo) mi derrota porque soy una demócrata y creo en las instituciones», dijo.
Desde su perspectiva, la coyuntura debe representar «un gran momento de unidad para quienes creemos en la vida, la verdad y la libertad. Buscarán dividirnos y desalentarnos, pero no podemos darnos el lujo de claudicar. Sigamos nuestra lucha por ti, por tu familia y por México. Somos la resistencia y debemos hacer lo que nos toca: defender México del autoritarismo y el mal gobierno. Viva México».
Ayer por la tarde, Gálvez regresó a la casa de campaña: reunió a los equipos de logística, seguridad, agenda y comunicación para agradecerles por su trabajo.
Un asistente contó que la hidalguense reprochó a los partidos que no hubiesen asumido sus errores durante la campaña, aunque no entró en detalles.
«Dijo que tuvo que cargar con algunos de los errores que los partidos cometieron. Ellos debieron haber aceptado los errores que habían cometido», refirió la fuente.
Xóchitl también dijo que no iba a deprimirse por el descalabro. «Yo nunca he sido de las que se deprimen: eso me da mucha flojera. Uno se cae, se sacude, se levante y sigue».