Staff
Agencia Reforma

WASHINGTON, EU.-El Gobierno de Estados Unidos anunció ayer nuevas restricciones para frenar la proliferación de «armas fantasmas», pistolas no serializadas de fabricación que cada vez son más comunes en escenas de crimen.
«La Administración de (Joe) Biden se está asegurando de que estos kits sean tratados como las armas de fuego mortales que son», dijo un alto funcionario antes del anuncio.
Esta «regla final» prohíbe el negocio de fabricar las armas fantasmas más accesibles, como los kits no serializados que las personas pueden comprar en línea o en una tienda sin una verificación de antecedentes y pueden ensamblarse fácilmente.
La medida también ayudará a convertir algunas armas fantasmas que ya están en circulación en armas de fuego serializadas.
«La policía está haciendo sonar la alarma», externó Biden sobre las armas fantasmas, sosteniendo brevemente una para que las cámaras la vieran en el Rose Garden.
«Nuestras comunidades están pagando el precio. Estas armas son las armas elegidas por muchos criminales. Vamos a hacer todo lo que podamos para privarlos de esa opción».
De acuerdo con la Casa Blanca, tan sólo en 2021, hubo 20 mil presuntas armas de este tipo reportadas como recuperadas por las fuerzas del orden en investigaciones criminales.
Ayer, el Mandatario demócrata también nominó a Steve Dettlebach, un fiscal federal de la época de Barack Obama, para dirigir el Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, en inglés).

¡Participa con tu opinión!