De forma permanente seguirán los operativos al azar, para garantizar que los comercios apliquen los protocolos de sanidad y no se relajen las medidas de prevención contra el COVID-19; de hacer caso omiso, se aplican multas hasta de 86 mil 880 pesos.

El responsable de la Guardia Sanitaria, Octavio Jiménez Macías, informó que en el operativo que se llevó a cabo el sábado por la noche, se visitaron 70 negocios, entre restaurantes, cantinas, antros y bares del norte de la ciudad; solamente un negocio fue suspendido porque había meseros sin cubrebocas y tampoco se guardó la sana distancia entre los clientes, además de que hubo quienes no respetaron la Ley de Protección a los No Fumadores.

El negocio denominado “Los maderos de San Juan” también carecía de aviso de funcionamiento y al parecer se encontró en su interior a un menor, quien no pudo comprobar la mayoría de edad.

A todos los establecimientos se entregó un oficio de invitación para que se cumpla con lo señalado en el acuerdo expedido en el Periódico Oficial del Estado, el pasado 31 de julio, en el que se especifican las medidas de seguridad sanitaria para disminuir y contener el contagio del coronavirus.

Según la gravedad del incumplimiento del protocolo, las multas económicas pueden variar de entre las 700 y las 1000 UMAS.

Recomendó a los encargados de los negocios respetar las disposiciones sanitarias, para cuidar la salud de los usuarios y evitar el descalabro económico que representa la multa.

Se reforzará la vigilancia en antros, restaurantes y demás lugares de venta de alcohol, que es donde suelen relajarse las medidas sanitarias.

Finalmente, reiteró su llamado a que no se confíen porque los operativos son sorpresivos.