Durante 20 años ininterrumpidos, la señora Antonia Acosta Chávez ha formado parte del trabajo que realiza el Voluntariado del DIF Estatal, aportando sus conocimientos de manera desinteresada a favor de la gente que menos tiene, de las comunidades alejadas del estado.

Entrevistada por El Heraldo, Antonio Acosta Chávez, habitante del Barrio de La Salud en la ciudad de Aguascalientes, es integrante del Voluntariado del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia desde 1999. Comentó que ella acudió por invitación de una amiga para que conociera las actividades que ahí se realizan y le gustó tanto que decidió meterse de lleno a colaborar. “Damos lo que sabemos sin recibir nada a cambio, pero estamos muy bien. A mí me encanta convivir con la gente, platicar, vacilar ahí. Me la llevo bien con todas”.

Indicó que su trabajo inició apoyando con manualidades y recientemente se cambió a cocina, donde aporta gustosamente sus recetas culinarias. “He llevado muchos platillos como los taquitos de queso en las espinacas, el espagueti verde, el mole, los tamales. Ahora en Navidad hicimos unas galletas Marías con un monito de nieve sentado; les gusta tanto cómo les llevo las recetas”.

A DONDE SEA NECESARIO. Señaló que cada semana acude al DIF Estatal y también apoya en el Municipal, visitando diversas comunidades alejadas. “Ahorita voy a El Chayote y a Ojo de Agua, pero también hemos ido a Los Rosales y con el DIF Municipal vamos a Granjas por el lado del aeropuerto. Es muy bonito en los ranchos, ahí son buenas personas y les tengo mucho cariño”.

Apuntó que en la comunidad Ojo de Agua atienden a 90 personas y en El Chayote a 50 de todas las edades, siendo en su mayoría mujeres desde los 15 años hasta personas de la tercera edad, a quienes les enseñan tejido y bordado también.

AMOROSA TERAPIA OCUPACIONAL. Apuntó que para ella el trabajo en el Voluntariado del DIF es una forma de distraerse y estar ocupada, por lo que hizo la invitación a la población en general a acercarse al Voluntariado y apoyar. “Yo les digo que vayan porque al cabo lo tratan a uno muy bien, se siente a gusto, con muchas fuerzas para trabajar en esto; por eso los invito a que vayan, para que se desestresen. A veces se tienen dificultades con la familia, pero ahí se borran, con la gente que lo apoya a uno”, finalizó.