En cuatro municipios -Asientos, Aguascalientes, Calvillo y recientemente Cosío-, se encuentran sembradas cuatrocientas hectáreas de árboles de duraznos, que en la actualidad acumulan horas frío y algunas variedades han comenzado con la floración, y las actuales condiciones climatológicas favorecen un sano desarrollo y crecimiento de la fruta.
El gerente del Comité Sistema Producto de Durazno, Pablo Arturo Alemán Hernández, explicó que las bajas temperaturas que se han tenido en los últimos días y semanas, acompañado de la lluvia y la humedad, sin heladas, propician una floración que redundará en una buena producción de esta fruta.
Si bien mencionó que se retrasó un poco la floración de algunos árboles a causa de que en el mes de diciembre pasado no se acumularon horas frío, aunque por las noches sí disminuían las temperaturas.
“Por esa razón, en estos momentos los árboles están aprovechando para florecer porque suelen hacerlo entre los meses de enero y febrero”.
En la actualidad el municipio de Asientos es el que concentra el mayor número de superficie sembrada en huertos de durazno, seguido de la cabecera de Aguascalientes y Calvillo, y un poquito en Cosío, el cual cuenta con el apoyo gubernamental para la reconversión productiva.
Explicó que los productores de Cosío han comenzado con una o dos hectáreas, dando un paso importante en la evolución sobre los cultivos que tradicionalmente sembraban en sus tierras.
Pablo Arturo Alemán Hernández detalló que alrededor de 340 hectáreas se encuentran en proceso de producción del fruto y las 60 hectáreas restantes están en etapa de formación, es decir son los arboles que se hallan creciendo y madurando para generar en su momento el delicioso durazno.
Finalmente, señaló que la superficie sembrada creció este ciclo 2020 en comparación al año anterior, a razón de los nuevos productores de Calvillo y Cosío, que avanzan en la reconversión productiva.

¡Participa con tu opinión!