Frida Edith Andrade Alemán
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-El aguinaldo o los ahorros del año probablemente no se podrán destinar a la compra de un vehículo ya que se espera que no haya disponibilidad de autos nuevos en México para diciembre.

Debido a la escasez de chips que hay en el mundo, la fabricación de autos se ha visto afectada, por lo que se da prioridad a los grandes mercados como Estados Unidos, afectando el mercado nacional.

«No podemos tener mayor disponibilidad de producto y sobre todo estoy pensando que no habría disponibilidad de producto para el mes de diciembre porque sabemos que Estados Unidos va a tener que acaparar todo ese volumen», dijo Guido Vildozo, gerente senior sobre ventas de autos ligeros para América Latina en IHS Markit.

Más de la mitad de los vehículos vendidos en México proviene de la región Norteamérica, seguido de Japón y Corea del Sur, informó Vildozo en su presentación en el Foro Automotor AMDA 2021.

El Buen Fin y las ventas de diciembre representan alrededor del 25 por ciento de las ventas anualizadas del País, destacó Vildozo.

Las probabilidades de que México cierre el año debajo de un millón de unidades vendidas son elevadas, cuando se suele rebasar ese volumen, excepto en 2020, que llegó a 950 mil unidades.

En el mundo, a comienzos de 2021 la cancelación semanal de autos a causa de la falta semiconductores fue de alrededor 100 mil unidades, pero a lo largo de septiembre era de aproximadamente 350 mil unidades, informó el analista.

Por lo que al año se podrían sacar cerca de 14 millones de unidades de producción en el mundo.

«Con lo cual nos da un parámetro de que la capacidad de producción al día de hoy es aproximadamente un 20 por ciento por debajo de donde está la demanda en este ciclo de recuperación que vivimos en un entorno global», afirmó.

TSMC (Taiwan Semiconductor Manufacturing Company), que es uno de los proveedores más grandes, va a aumentar su oferta entre un 6 y 8 por ciento a lo largo del 2022, posteriormente, Intel también pondría a la venta un poco más de semiconductores.

«Con lo cual entendemos claramente que esta crisis se extiende y no vemos un ciclo de normalización hasta finales del próximo año o comienzos del 2023», destacó.

Debido a que tardaría ese ciclo de normalización de producción de autos, la disponibilidad de vehículos continuará limitada, por lo que en las ventas de autos se debe laborar bajo esas condiciones.

«Estén preparados para trabajar con los inventarios limitados como están al día de hoy, sin mayor disponibilidad de producto, quizá están un poco más enfocados en el showroom sobre vehículos usados porque aquellos carros nuevos no llegan o aquella disponibilidad de inventarios de carros nuevos no llega hasta el 2023», concluyó.

¡Participa con tu opinión!