Las lluvias que han caído en los últimos días, han traído esperanza a los productores de temporal, principalmente de los municipios de El Llano y Tepezalá, que han sembrado maíz y esperan que así continúe el ciclo para en su momento levantar buena cosecha, pero aunado a esto, también ha permitido la recuperación de los embalses en el estado, así como el vertedero de algunas presas de menor capacidad.
Así lo manifestó el secretario de Desarrollo Rural y Agroempresarial, Miguel Muñoz de la Torre, quien resaltó que con estas lluvias apenas se reporta la captación de unos 200 milímetros de agua, permitiendo la recuperación de las unidades de riego y del suelo.
El promedio de captación de agua en años con buen temporal llega a ser de hasta 520 milímetros, pero con las condiciones que se tienen en la actualidad, la esperanza es superarlo y alcanzar posiblemente los 570 milímetros de lámina, recuperando de esta manera los distintos vasos de agua.
Es así que hasta ayer, algunas de las presas mostraban recuperación importante; en Calvillo, por citar un ejemplo, la presa de La Codorniz, con una capacidad de 4 millones 100 mil metros cúbicos, se encontraba a un 55% de su capacidad, Malpaso arriba del 40% y ésta tiene posibilidad de almacenar 6.1 millones de metros; Ordeña Vieja que puede recibir 4 millones de metros y Peña Blanca con 4.5 millones, tienen una buena recuperación.
Lo mismo ocurre con la presa Media Luna, también en el municipio de Calvillo, que tiene una capacidad de 15 millones de metros cúbicos, “lo interesante que se tiene en este municipio, es que esas cinco presas dan atención al sistema de riego en aquel municipio que es de aproximadamente 600 hectáreas” y con su recuperación, se podrá tener una planeación para el 2020.
Algo similar ocurre con la presa 50 Aniversario en el municipio de San José de Gracia, que llega a almacenar 4 millones 100 mil metros cúbicos de agua, y que se encuentra a un 105% de su capacidad y que con las lluvias de los días recientes comenzó a verter líquido hacia el vaso de la Plutarco Elías Calles, siendo ésta la más grande del estado y que actualmente se encuentra a un 33% de su capacidad total, pero de continuar el temporal como hasta ahora, también permitirá la planeación del riego necesario para 2020.
El titular de la Sedrae subrayó la importancia que tienen estas lluvias, pues permite la recuperación de la sequía de dos años anteriores y que permitirá solventar los efectos negativos que en el campo se han tenido.
Sin duda alguna, estas lluvias dan aliento al campo de Aguascalientes y de continuar como hasta ahora, generalizadas y sin causar daño en la agricultura, se traducirá en la recuperación de los mantos acuíferos y recuperación en el tema sustentable y ambiental, dado que en lo que resta del año, ya no se tendrán que extraer grandes cantidades del vital líquido de los embalses y se dejará descansar un poco a los mantos acuíferos.