Tras señalar que en esta temporada la mayoría de las personas suben hasta cinco kilos de peso, el coordinador del Servicio de Nutrición de la Delegación Estatal del IMSS, exhortó a limitar la cantidad y frecuencia en el consumo de antojitos navideños.
Fernando Rubio Martínez comentó que se puede comer de todo, pero en pequeñas cantidades y sólo una vez por semana; recomendó limitarse al consumo de uno o dos tamales, o un plato chico de pozole con una sola tostada.
El ponche, atole, chocolate y otras bebidas no deben usarse como sustituto de agua, ya que tienen un alto contenido calórico; “no son aconsejables, pero por los usos y costumbres de la población, la recomendación es no exceder una taza pequeña por día”.
Platillos como el bacalao, romeritos, lomo, pavo, camarones u otros, se pueden consumir en cantidades moderadas: medio plato de tamaño mediano, con no más de tres rodajas de pan o dos tortillas, puede ser adecuado.
Respecto a postres como buñuelos, pasteles, galletas, flanes, budines; sólo una pequeña ración.
“Es muy importante limitar la frecuencia con que se comen estos alimentos, a una vez por semana; y por tratarse de las fiestas tradicionales: el 24, 25 y 31 de diciembre, así como el 1° de enero, no más”, subrayó.
De manera especial, se refirió a la ingesta de alcohol y refresco, pues dijo, el abuso en estos días es una de las principales causas del incremento de peso, porque contienen muchas calorías. “Si consume alcohol -aunque no es recomendable-, no lo combine con bebidas endulzadas y no exceda de una copa o porción”.
El resto del mes se debe llevar una alimentación correcta y saludable que incluya cinco raciones de frutas y verduras al día, cereales, leguminosas y en menor proporción, alimentos de origen animal, como se especifica en el “Plato del bien comer”.
Explicó que el problema de subir de peso en estos días es muy trascendente, porque el 70% de la población -niños, adolescentes y adultos-, ya padece sobrepeso u obesidad, en tanto que la diabetes y la hipertensión tienen una muy alta prevalencia.
También advirtió que para estas personas, subir de peso aún más es causa de serias agudizaciones y complicaciones de sus enfermedades.
Finalmente, hizo un llamado a la población en general a revisar sus hábitos alimenticios y a no esperar a enero para corregirlos, sino empezar en diciembre, moderando el consumo de los antojitos navideños, alcohol y refresco.