Frente al actual comportamiento de los precios, que se mide a través de la inflación, que es cuando sube la demanda de productos o servicios, el Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial hizo un llamado a la ciudadanía y a los empresarios para comprar exclusivamente cosas que utilicen, pues es muy común entre los mexicanos almacenar insumos innecesarios.
Alberto Aldape Barrios, director del CIDE, aseveró que, ante la creciente inflación en México, donde la última alcanzó niveles de 6 por ciento, las familias deben aprender a comprar sus alimentos, porque es frecuente que llenen las alacenas con productos que acumulan y nunca consumirán de inmediato, lo cual se traduce en un importante costo económico.
Lo mismo sucede con las empresas que compran inventarios, con el propósito de mantener precios bajos, pero, en realidad, no los usan, motivo por el cual deben aprender nuevos métodos de trabajo para no tener grandes almacenes de materias primas, sino acceder a las entregas justo a tiempo.
Y para garantizar los precios de una materia prima, no es necesario comprarla toda junta, se pueden realizar contratos de entrega a futuro; es decir, existen alternativas comerciales y financieras que permiten bajar inventarios y no generar una demanda adicional y tampoco que el empresario use dinero fresco para tener materiales sin usar.
Cuando esto sucede, los propios consumidores y las empresas propiciamos que haya una mayor demanda de productos y servicios; con lo anterior, posiblemente puede haber faltante en el mercado y, en consecuencia, se encarecen precios y sube la inflación, lo cual presiona al encarecimiento pronto de las tasas de interés por parte del Banco de México.
El director del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial precisó que, si esta semana, el Banxico ajusta medio punto su tasa de referencia, entonces el costo del crédito productivo aumentará y se traducirá en un freno para la economía mexicana.
Por ello, Alberto Aldape Barrios sostuvo que las familias deben tener cuidado de las cosas que compran, que sean las verdaderamente necesarias y que busquen los mejores precios, que se consuman las frutas y verduras de temporada. A las empresas, por su parte, llamó a administrar bien su flujo de caja, concluyó.