Juan Carlos Rodríguez 
Agencia Reforma

MONTERREY, NL: Antes de que Tesla inicie la construcción de su Gigafactory en Santa Catarina, la empresa de Elon Musk y las autoridades mexicanas deberán tomar una serie de medidas para resguardar flora y fauna de la zona, entre ellas, una inesperada especie: el peyote.

La Secretaría de Medio Ambiente federal (Semarnat) determinó el rescate físico de al menos mil 035 plantas de peyote (Lophophora williamsii) del predio de 260 hectáreas contemplado para la planta de la armadora de autos eléctricos.

Famosa por sus efectos alucinógenos, el peyote es un cactus endémico de México en riesgo por el comercio ilegal, por lo que la Semarnat también ordenó su reproducción vía semillas.

En total, la Semarnat pidió el rescate de más de 46 mil plantas, así como respetar 47 especies de animales, como búhos, halcones, correcaminos, cenzontles, víboras de cascabel, tortugas de desierto, coyotes, gatos monteses, venados cola blanca y jabalíes.

Como parte de este esfuerzo, Tesla ya pagó más de 37 millones de pesos al Fondo Forestal Mexicano, reveló EL NORTE el pasado 12 de abril.