Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Luego del regaño de Marko Cortés a Xóchitl Gálvez por haber felicitado a Claudia Sheinbaum, el senador Damián Zepeda dijo que al dirigente del PAN le falta humildad y autocrítica sobre lo sucedido en la campaña y los resultados obtenidos.
Señaló que Gálvez está dolida por el episodio del reclamo.
Grupo REFORMA dio a conocer que la noche del 2 de junio, Gálvez felicitó a Claudia Sheinbaum por su victoria electoral, lo que generó el enojo de Cortés.
Hubo un intercambio de gritos entre ambos. El dirigente dijo que no se felicita a quien hizo una elección de Estado, mientras que ella respondió que así lo había decidido por ser demócrata.
Zepeda acusó a Cortés de generar conflictos personales y una salida fácil ante la inconformidad que hay con los resultados electorales, así como por la continuidad de su dirigencia.
«Él quiere estos conflictos personales para poder decir: ‘Es que están enojados conmigo’. No, no, no, no. El tema es de fondo. El tema es de institución. Yo por eso no caigo en esas provocaciones.
«Mi recomendación sería que ante una derrota tan dolorosa le metiera humildad y le bajara la soberbia», dijo durante una entrevista en el Senado.
Zepeda señaló que los mexicanos y los panistas, en particular, quieren escuchar una autocrítica de la dirigencia del PAN.
«Yo he tenido autocrítica. Otros hemos tenido autocrítica. La dirigencia no ha tenido autocrítica ni un milímetro. Yo no la he escuchado ni una, al día de hoy. Entonces, no va a acabar bien eso», consideró el ex dirigente del PAN.
Aseguró que en el partido no hay enojo con Gálvez, sino con Marko Cortés.
Dijo que la ex candidata presidencial pasa unos días de descanso con su familia.
«Está con su familia, tranquila, triste en su momento, obviamente, pero tranquila. Ya que hicieron público todo, estaba dolida con ese episodio», comentó.
También indicó que apoyaría que Xóchitl Gálvez buscara la dirigencia del PAN, aunque advirtió que para ello tendría que estar afiliada, además de que ella no ha manifestado interés por encabezar al partido.