La Comisión Estatal de Derechos Humanos no pretende crucificar a los policías, pero tampoco defender delincuentes, el trabajo que se hace de manera permanente es por la dignidad de todos los ciudadanos, expresó el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, J. Asunción Gutiérrez Padilla.

Subrayó que cuando los elementos policiacos no son sancionados ante errores cometidos, observaciones o recomendaciones de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, se manda un mal mensaje al resto de los policías, que pudieran creer que tienen la autorización de violar los derechos humanos.

Asimismo, expresó que se ha reunido con el secretario de Seguridad Pública Municipal, Antonio Martínez Romo, y se ha dejado claro que la CEDHA no pretende quitar policías ni crucificarlos, sino que hagan uso de su fuerza y número dentro de los límites permisibles, y no abusar de ello a la hora de hacer alguna detención.

“Se ha pedido que los policías hagan uso de su fuerza, porque para eso es autoridad, pero una vez sometido el infractor o presunto delincuente hay acciones que salen sobrando, el policía debe entender que el detenido puede estar enojado, tal vez grita e insulta, pero ahí le corresponde a la autoridad ser tolerante, partiendo de que ya fue sometido”.

En cuanto a las recomendaciones que se han hecho a la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, sobre las formas de traslado y detenciones de los reos, así como el uso excesivo de la fuerza, Gutiérrez Padilla puntualizó que se ha avanzado, pero no del todo, de ahí que han sido organizadas dos visitas al C4 por parte de la CEDHA, una que se hará de manera sorpresiva y otra que será acompañada para detectar posibles irregularidades.

Admitió que las autoridades pueden reconocer que se están acatando las recomendaciones, pero en los hechos aunque hay avances, no se han corregido ese tipo de fallas que violan los derechos humanos.

No obstante se tiene una ventaja, pues al no haber rezago en los asuntos a tratar en la Comisión de Derechos Humanos, le permite hacer una serie de visitas de manera frecuente a los centros de retención como en los ceresos; “nuestra actividad ha cambiado un poco, creemos que podemos ayudar más a la ciudadanía con gestiones ante la autoridad, que con recomendaciones y estamos tratando de ser intensos en ese sentido”, insistió.

Lo que no se debe dejar de lado es que el trabajo diario va por la defensa de la dignidad de los ciudadanos, de ahí que las quejas son atendidas en lo inmediato, se les da seguimiento y proceso, para darles solución con un mejor argumento para que no sean impugnadas las resoluciones.

Cabe mencionar que en lo que va del año, han sido presentadas ya 40 quejas ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos y es sobre las que se trabaja en su investigación y seguimiento.