Ante las dudas surgidas por su candidatura en representación de los grupos de atención prioritaria para personas con discapacidad permanente, la diputada Alma Hilda Medina Macías aclaró que padece de otoesclerosis desde hace tres años. Esta es una enfermedad congénita que suele aparecer en adultos jóvenes y compromete la audición al dificultar el entendimiento de las palabras.

Aseguró que no es la única en su familia que enfrenta este reto, ya que dos de sus hermanas también sufren de otoesclerosis. Esta condición afecta la vibración de los huesos del oído, mermando la capacidad auditiva.

Aunque es una enfermedad crónica degenerativa, consideró que no obstaculiza su función representativa, sino que la define en cierta manera. Con una pérdida auditiva clasificada entre moderada, con un progreso que se sitúa entre un 70 y 80% de su capacidad, Medina Macías se encuentra dentro del espectro de discapacidad moderada.

Para formalizar su condición, Medina Macías consultó al DIF Estatal y llevó a cabo una investigación detallada para confirmar su elegibilidad en el grupo de atención prioritaria, asegurándose de cumplir con todos los requisitos necesarios. Como resultado, obtuvo un certificado oficial que valida su discapacidad, luego de evaluaciones médicas y documentación avalada por especialistas certificados.

La otoesclerosis se caracteriza por una disminución progresiva de la audición, causada por la fijación anómala del estribo, uno de los huesecillos del oído, lo que dificulta la transmisión del sonido.