Los operadores del transporte público están a la espera de que pronto llegue la “nueva normalidad” a dicho gremio para que se pueda regularizar su situación económica, señaló el secretario general del Sindicato de Transportistas, Roberto Mora Márquez.
El dirigente sindical hizo votos por que también en junio el transporte público pueda ir paulatinamente a la normalidad, por lo que están a la expectativa de la orden que dé la autoridad estatal a través de la Coordinación de Movilidad para que se vuelvan a reactivar las empresas del transporte público en su totalidad, al recordar que a la fecha sigue circulando sólo un 50% del total de unidades.
Resaltó que esta situación no sólo afecta a los choferes, sino también a los concesionarios, ya que en el caso de los operadores éstos se ven afectados en su salario, porque sólo trabajan media semana unos y media semana otros para que todos tengamos al menos algo de ingreso. Además de que por el momento quedaron suspendidos los bonos de productividad que ya se pudieron acordar con los empresarios, porque en la actualidad no hay manera de generarlo, lo cual los pone en una situación vulnerable.
Por lo anterior, confió en que el panorama para los choferes se llegue a normalizar lo antes posible, “porque se va a batallar para que se regularice esto, pero si no se da el primer paso, yo creo que se va a llevar más tiempo, esperemos que esto termine, para que todos nos pongamos a trabajar como debe ser”.
En cuanto a las medidas de bioseguridad, Mora Márquez destacó que afortunadamente no se han registrado contagios de COVID-19 entre los choferes, a pesar de ser el transporte público, un foco importante de infección, además de que ha habido una actitud comprensiva de los usuarios de portar obligatoriamente su cubrebocas. “Tenemos una sociedad comprensiva y nos han apoyado, no tenemos que sugerirle o pedirle que se lo ponga al abordar su unidad, todos traen su cubrebocas y eso nos alienta, que tenemos gente razonable y que no es necesario que el operador les esté diciendo”.