Continuando con las semifinales de la UEFA Champions League, este miércoles los equipos de PSG y Manchester City se verán las caras, en la capital francesa, en una de las llaves más interesantes de esta competición, ya que ambos equipos no han levantado aún el título de la Champions, y tal parece que en este 2021 se les presenta la mayor oportunidad para hacerlo.
En enfrentamientos directos, el Manchester City cuenta con la ventaja sobre los parisinos, debido a que, de los 3 duelos que han tenido, los ingleses han ganado dos y empatado uno; incluso, en los cuartos de final del 2016, los ciudadanos dejaron fuera a los franceses.
Por otro lado, el conjunto del PSG ya sabe lo que es llegar a una final de UEFA Champions League, algo que nunca ha logrado el equipo de Pep Guardiola, de modo que, esta temporada, el conjunto inglés buscará a toda costa llegar a esa primera final de Champions.
Curiosamente, ambos equipos llegan a esta cita después de haber eliminado a un equipo alemán en los cuartos de final; los ingleses superaron al Borussia Dortmund por un global de 4-2, mientras que el PSG empató en el global con el Bayern Múnich 3-3, pero, gracias al gol de visita, los franceses lograron tomar revancha por la final pasada.
En cuanto al momento deportivo de ambos equipos, el Manchester City llega un poco más motivado después de haber levantado el título de la Carabao Cup el pasado fin de semana, venciendo por la mínima al conjunto del Tottenham; además de que en la Premier League están a sólo 4 puntos de quedarse con el título.
Mientras que el PSG llega a esta cita con una racha de 4 victorias al hilo en competencias locales, sólo que, en la liga, los franceses no han logrado ser el monarca invencible que acostumbran, ya que marchan en segundo lugar por debajo del Lille.
Esta serie cuenta con pronóstico reservado, ya que ambos equipos cuentan con un estilo bastante parecido al tener en sus filas a muchas estrellas que llegaron gracias a la intervención económica; sin embargo, el estilo del PSG, bastante vertical, podría generar conflicto en el estilo de Guardiola de control de balón, algo de lo que pecó bastante el equipo de Bayern Múnich en la ronda pasada.