Un día diferente fue el que vivieron los restauranteros que por tradición estaban acostumbrados a tener abarrotados sus establecimientos en el Día de las Madres, en la gran mayoría de los casos se atendía por reservación o había largas filas para dar cabida a quienes solicitaban una mesa para el festejo a su ser querido.

En esta ocasión los pocos que tuvieron servicio al cliente fue igual que ha sido durante los días de pandemia por coronavirus, para llevar o a domicilio y si bien no se tiene un estimado sobre un posible aumento en sus ventas con esta modalidad, es lo que les ha permitido al menos la subsistencia, manifestó el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Claudio Innes Peniche.

Al igual que los comerciantes, los restauranteros lamentan que por esta circunstancia especial hayan dejado de operar en una de las principales fechas que les reditúan buenas ganancias, no obstante se ha entendido que todo es por seguridad y protección a la salud.

Sin embargo no deja de lastimarles, “nos duele mucho el 10 de mayo, porque es una fecha que siempre estamos esperando”; pero la gran mayoría de los empresarios del sector manifestaron que si ya se sacrificaron por más de 45 días para hacer las cosas bien en materia de salud, al menos de su parte podrán continuar así otros días más.

Refirió que si bien quienes tienen el servicio a domicilio o que pasen a recogerlo se mantienen activos y conservando algunos empleos, la realidad es que la principal ganancia la obtienen por las bebidas que se ingieren en el lugar y en el caso de los meseros, el 10 de mayo generalmente había sido una fecha en la que sus propinas eran considerables.

“Cierto es que se tuvieron limitantes en esta ocasión con motivo del 10 de mayo, pero llegará el momento en que se logre la reactivación y con otros protocolos de atención e higiene el mercado se recuperará, por ahora es añoranza el no haber abierto los restaurantes por la contingencia sanitaria pero esto es parte de la responsabilidad que han mostrado los empresarios del ramo que ya se preparan para una reapertura y lenta recuperación de clientes y ventas”.