El sector ganadero en general ha enfrentado meses de sacrificio, pues si bien es al que mejor le pudiera haber ido, pues no ha dejado de producir, en cuanto a su rentabilidad no ha habido tal, pues se han sacrificado ganancias ante el elevado costo de producción, de manera que hay quienes se han tenido que deshacer de animales para sostener sus hatos, manifestó el presidente de la Unión Ganadera Regional de Aguascalientes (UGRA), Juan Pablo Franco Díaz.
Al menos por lo que respecta al precio de la leche, se ha sabido de un ligero incremento en el mercado al consumidor final, sin embargo, como siempre, esto no se refleja en el productor, al cual le siguen pagando menos de lo que implica la producción, y a los más pequeños si bien les va, alcanzan un precio máximo de 6.00 pesos por litro, lo que ni siquiera alcanza a solventar lo que invirtieron.
Se debe referir que en estos meses en los que la solidaridad debiera imperar, por las consecuencias que ha dejado la pandemia, en la ganadería se ha hecho un sacrificio extra para solventar sus costos y seguir produciendo alimento del sector pecuario.
SIN LLUVIAS. Este 2020 ha sido un año irregular en lluvias, pues si bien al principio del temporal prometía que sería bueno, resultó que no lo fue tanto, de ahí que en la actualidad la pastura y forraje que se tiene para alimentar al ganado es mínimo o bien, el de riego que también ha incrementado su costo.

Franco Díaz subrayó que son las empresas ganaderas más pequeñas las que están en mayor riesgo y ya hay productores que se han visto en la necesidad de vender parte de sus animales para sostener al resto de sus hatos.

“En este tiempo nos ha subido la luz, el diésel, los granos y las pasturas, pero no sólo eso, este alimento se ha escaseado…”
“Ante la escasez en la localidad, nos hemos visto en la necesidad de traer forraje y pastura de otras partes del país, lo que aumenta el costo de producción”

Juan Pablo Franco, UGRA.