Son múltiples las explicaciones que hay de parte de autoridades respecto al aumento de los delitos del fuero común y más que asumir un compromiso para darle solución en un plazo razonable, se concretan en señalar que el crecimiento es mínimo, basándose en información que obra en su poder.

En la sociedad se agota el crédito a los funcionarios, que han tenido más de seis meses para encontrar la fórmula que permita devolver la confianza en las instituciones, lo que será posible cuando el número de ilícitos decrezca.

Por enésima ocasión el sector privado denunció la situación que priva en la entidad. En voz del presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes, Pedro de la Serna López, destacó que el robo a comercios, empresas y casa-habitación tiene en permanente tensión a la población, ya que no se hace mayor cosa por acabar con el círculo vicioso que hay entre ladrones y vendedores de cosas robadas.

Mientras que a plena luz del día operan en cualquier parte de la ciudad y de los demás municipios negocios fijos, puestos ambulantes y tianguis que ofrecen artículos en buen estado a precios muy debajo de su valor, lo que significa que provienen de un acto ilícito, la policía sostiene que hay una vigilancia permanente para evitar que sigan los hurtos.

El principal líder empresarial de la entidad apuntó que “es un hecho que si el robo a casa habitación va en línea ascendente, es porque los ladrones tienen un nicho de mercado para vender o malbaratar lo obtenido en los asaltos y ese debe ser acotado por las autoridades, pues mientras haya a quien surtan sin riesgo, los robos no cesarán”.

El problema se ha vuelto irrefrenable ya que lo mismo se asalta con o sin habitantes en el hogar y es algo que tiene lugar en fraccionamientos de clase media y alta y en los populares, lo que hace crecer el peligro que los perjudicados tomen la justicia por propia mano, con todos los riesgo legales que esto acarrea, pero cuando no hay el apoyo necesario en materia de prevención, vigilancia, detección y aprehensión el único camino que queda es actuar con lo que se tenga a la mano en defensa del patrimonio y de la propia persona.

Es lamentable que sea tan recurrente el robo de baterías de los vehículos motorizados “que ya hasta nos acostumbramos”, dijo con tono irónico Pedro de la Serna, porque pasa igual que con lo que se llevan de las casas, que mientras exista quien las compre y que no se de investigue los lugares donde se vende este tipo de productos de segunda mano, continuará el hurto.

Consideró que la única manera de aceptar que sirven a la sociedad es que los cuerpos policíacos de prevención e investigación, tanto municipal como estatal y federal, lleven a cabo las indagatorias necesarias para acabar con el mercado negro y que además cumplan tareas de supervisión permanente.

Más que declaraciones lo que se requiere son resultados y estos tienen que ser evidentes. La paciencia ciudadana se agota ya que no es posible que no pueda dejar el hogar solo porque al regreso se encuentra con que lo saquearon. Es una situación de nerviosismo que viven a diario los matrimonios que salen a trabajar y que lo único que les queda es rezar para que “no les toque” ser las víctimas de una delincuencia que está de fiesta, ya que puede “trabajar” sin preocupación alguna.

De los robos que tienen lugar una parte no se denuncian porque se debe dedicar varias horas para acudir ante el agente del ministerio público y presentar documentación que acredite la propiedad de lo que sustrajeron y luego regresar a ratificar la queja, y todo para qué, que no haya resultados, o que si por alguna circunstancia es atrapado el ladrón no se recuperan los objetos, lo que da pie para que la autoridad asegure que son menos los delitos, cuando la realidad es que se prefiere dar por perdido lo que se llevaron.

QUE NO PASE DE DIEZ

Cuántas veces habrá escuchado Usted, amable lector o lectora, que un alumno recibe un reconocimiento porque obtuvo un 10 de calificación, o que alguien quiere saber cuál es el nivel de confianza que le daría a servidor público en una escala de 1 al 10, o de una empresa que se vanagloria porque la evaluaron con un 10 y esto la hace ser la mejor de su ramo.

En política también hay ese tipo de apreciación, pero marcadamente cuando se trata del acomodo de las candidaturas a diputados de representación proporcional, más conocidos como  “plurinominales”, porque de la larga lista que presenta cada partido sólo quienes están en los primeros diez lugares tienen seguro que ocuparán un escaño en la próxima legislatura, aunque de manera excepcional se toma en cuenta el 11 y hasta el 12.

Para las próximas elecciones federales, que tendrán lugar el primer domingo de junio de 2018, seguirá el mismo esquema De las cinco circunscripciones que hay a nivel nacional, la segunda se integra con los estados de Aguascalientes, Coahuila, Guanajuato, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Tamaulipas y Zacatecas, con cabecera en Monterrey, Nuevo León..

De cada circunscripción saldrán 40 diputados plurinominales, por lo que cada estado debe luchar por meter el mayor número posible en los primeros lugares para asegurar las curules. En teoría, a cada entidad le correspondería cinco, pero en la práctica dependerá de la situación en que esté cada aspirante a nivel local y nacional o el tipo de relación que tenga con la dirigencia, o de los compromisos que existan con su sector. Son variados los motivos que influyen para que queden en un sitio de privilegio.

Los 200 diputados de representación proporcional no los elige el pueblo sino que son espacios que tienen los partidos y que aprovechan principalmente aquellos que reciben menor número de votos, como parte de un equilibrio político para asegurar que se escuche en el Congreso de la Unión las expresiones de todos los organismos.

Desde hace varios lustros hay una campaña para reducir a 100 ese número y otros más radicales piden que no quede ninguno, sólo los 300 que llegan mediante las urnas, sin embargo el rechazo ha sido reiterado de las minorías políticas que consideran que de llegar a ese extremo miles de ciudadanos se quedarían sin representación.

Por lo pronto, en los comicios del año próximo seguirá el mismo orden y en este sentido los interesados en aparecer en las boletas participan en diversos actos públicos, esperanzados que se les tome en cuenta y sobre todo, que su hada madrina o el padrino influya para que esté entre los diez primeros lugares.

COINCIDENCIA DE “APAGONES”

Los reclamos ciudadanos por los “cortes” de alumbrado público se han vuelto el pan de cada día sin que se vislumbre una solución. Lo extraño de todo es que parece ser un plan para ahorrar recursos económicos, ya que un día es una avenida y otro en varias calles de alguna colonia, problema que llega a alargarse por varios días. La cuestión es que si con las luminarias en servicio hay una delincuencia desatada, al estar apagadas es una invitación para el robo a viviendas, negocios y transeúntes, y un peligro de accidentes automovilísticos. No se puede aducir que es por las lluvias o un rayo que dañó un transformador, ya que es un conflicto que tiene meses de estarse registrando, por ende la autoridad tiene la solución.