Daniel Reyes
Agencia Reforma

GUADALUPE, NL.-Mariana Rodríguez, esposa del Gobernador Samuel García, y Eduardo, un niño con leucemia de 4 años de edad, compartieron ayer un momento especial: se cortaron juntos el cabello para demostrar que al cáncer hay que enfrentarlo.
El niño se alberga en el DIF Capullos porque su familia no lo llevaba a sus quimioterapias, relató temprano en Instagram la titular de la oficina Amar a Nuevo León.
«(Eduardo) está en Capullos porque (su familia) no lo llevaban a sus quimios», dijo, «pero, además, la mamá decía que se veía muy feo cuando se le caía el pelo.
«Hoy me voy a rapar con él… me dan ganas de llorar, no quiero que se sienta solo en este proceso».
Con este anuncio, Rodríguez se convirtió en tendencia en redes sociales. Luego, cerca de las 11:00 horas llegó a Capullos con una estilista, a la que dio crédito.
Sin embargo, el niño decidió que mejor no quería raparse, sino cortarse el pelo para peinarse «en picos». Ambos terminaron con el cabello muy corto.
La influencer compartió imágenes del corte de cabello de los dos sus redes.
Parte de su cabello lo donó a la asociación Manitas Pintando Arcoiris, para hacer una peluca para niños que perdieron su pelo por las quimioterapias.
Rodríguez afirmó que Eduardo tiene su tratamiento asegurado por medio de la Alianza Anticáncer.