Dentro del fútbol, uno de los dichos más conocidos es que siempre hay revancha y este viernes se podría dar una de las revanchas más esperadas en la historia de los mundiales, al menos en los últimos años. En Sudáfrica 2010 la selección de Ghana sorprendió con un equipo alegre, veloz y talentoso que se instaló a los cuartos de final, en esa instancia se midió ante Uruguay en uno de los partidos más polémicos que se recuerden.
Tras haber finalizado con empate a un gol en el tiempo reglamentario, el partido se fue a tiempo extra y en la última jugada del partido Ghana estuvo a punto de meter el gol del pase a semifinales, pero Luis Suárez sacó la pelota con la mano, algo que le costó ser expulsado del partido y un penal a los africanos, que lo fallaron de forma increíble. En la tanda de penales los charrúas se impusieron con un cobro del “Loco” Abreu a lo panenka, para avanzar a las semifinales y dejar fuera a Ghana, algo que fue para muchos una injusticia por la mano de Suárez.
Doce años después, Ghana tiene la gran oportunidad de dejar fuera a Uruguay ahora en la fase de grupos, gracias que los celestes han tenido una pobre presentación hasta el momento, con un punto de seis posibles en el grupo H. Uruguay necesita forzosamente vencer a Ghana y esperar que Corea del Sur no venza a Portugal para avanzar a los octavos de final, o si lo hacen los asiáticos, que la diferencia de goles les favorezca. Ghana, con el empate aseguraría el segundo lugar, siempre y cuando Corea no gané por dos goles su partido.
Así, los africanos saldrán con todo para no perder el partido y regresarle esa dolorosa eliminación a Uruguay, que tiene su confianza puesta en esta generación interesante de futbolistas y porque no, en Luis Suárez, que podría ser decisivo de nueva cuenta a 12 años de aquella mano.