Situaciones de violencia se registran al interior de los anexos de rehabilitación en Aguascalientes, denunció la coordinadora del Observatorio de Violencia Social y de Género, Violeta Sabás Díaz de León, quien afirmó que han recibido varias quejas, por lo que actuarán ante las autoridades de salud y municipales a fin de solicitar que sean revisados y debidamente regulados.

La activista social comentó que en fechas recientes les han llegado al menos 4 denuncias a dicha asociación, de personas que han vivido o que han estado en una situación de violencia en los anexos. Afirmó que, si bien no es materia de lo que ellas llevan en cuanto a los acompañamientos en el Observatorio, pero es un tema de violencia social que es muy preocupante porque en dichos centros no hay una regulación.

Comentó que en teoría la Dirección de Reglamentos Municipales tendría que estar regulando la cuestión del uso de suelo de estos establecimientos y también la Secretaría de Salud en el Estado por el tema de las adicciones y el consumo de drogas y alcohol de las personas que son tratadas ahí. “Sin embargo, la realidad no es así. En una ocasión tuvimos que evitar que se quedara una compañera en un Anexo por una situación de violencia que vivía, ante un problema de consumo de drogas. Sin preguntarle a ella, sin hacer una investigación previa, van por ella, en la calle iba caminando, acababa de dejar a sus hijos en la escuela y la suben a una camioneta. Se pensó incluso en un momento de secuestro”.

Estableció que si bien debe haber un registro de los anexos que operan en la entidad, la mayoría son asociaciones civiles e incluso otros los manejan como permanencia voluntaria, es decir que las personas se pueden salir cuando ellas lo decidan, pero la realidad en los hechos es que hay mucha violencia. Por lo anterior, dijo que el Observatorio habrá de dar seguimiento a dicho tema y entrarle a la revisión, para lo que solicitarán una reunión con la Secretaría de Salud del Estado y con la Dirección de Reglamentos Municipales para ver cómo son vigilados dichos establecimientos y evitar que se cometan abusos hacia los internados.